El número de trabajadores protegido por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) ha disminuido de los 600.000 por primera vez desde que comenzó la pandemia, en la que llegaron a estar 3.617.205 personas el 24 de abril de 2020.

Según los datos actualizados este viernes por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, el día 11 de mayo había 598.729 trabajadores con suspensión de empleo o reducción de jornada, la menor cifra desde que estalló la crisis de la covid-19 en España.

El número de trabajadores protegidos por un ERTE pasó de los 114.110 el 13 de marzo de 2020 a los 1.093.898 un día después, cuando se declaró el estado de alarma en España.

De vuelta al último dato registrado, de los 598.729 trabajadores en ERTE asociados a la covid-19 a 11 de mayo de 2021, 418.759 -el 70 % del total- lo estaban en esas modalidades con exoneraciones a las cuotas a la Seguridad Social.

En concreto, 19.696 personas estaban acogidas a un ERTE de impedimento, otras 153.489 a un ERTE de limitación y otras 245.574 a un ERTE de sectores ultraprotegidos y su cadena de valor.

Los ERTE de impedimento, para empresas que vean impedida su actividad por las restricciones adoptadas por las autoridades tienen exoneraciones de entre el 100 % y el 90 % en sus cuotas a la Seguridad Social.

Los ERTE de limitación, para las empresas que vean limitada su actividad, tienen exoneraciones decrecientes en función del tiempo que dure el expediente y también llega al 100 % en algunos casos.

Los ERTE de fuerza mayor para las empresas de sectores especialmente perjudicados por la pandemia, así como aquellas de su cadena de valor o cuya facturación dependa de las primeras, conllevan exoneraciones del 85 % o del 75 % en función del tamaño de la empresa.

Fuera de estas modalidades, ya sin exoneraciones, había otras 179.970 personas en ERTE de fuerza mayor o por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción (ETOP).

Los 598.610 trabajadores en ERTE representan al 4,06 % de los afiliados a la Seguridad Social (excluidos los sistemas especiales y el régimen especial del mar), de los que el 2,84 % están amparados por esquemas exonerados y el 1,22 % por expedientes de fuerza mayor o ETOP.

ERTE por actividad

Por actividad, servicios de comidas y bebidas es la que más trabajadores tenía en ERTE, con 178.465, principalmente en uno de limitación (93.283), seguida de los servicios de alojamiento, con 100.399, sobre todo por los empleados en empresas de los sectores ultraprotegidos (88.109).

Le siguen el comercio minorista (46.202), comercio mayorista (31.239), agencias de viajes (22.803), actividades deportivas, recreativas y de entretenimiento (21.961).

Por regiones, Barcelona y Madrid, con 99.585 y 92.159, son las provincias con más trabajadores en ERTE, seguidas por Las Palmas, con 47.687, y Baleares, con 27.809.

Sobre el total de empleados de cada una de ellas, Las Palmas es la provincia con más trabajadores en ERTE (14,44 % de sus afiliados), seguido por Santa Cruz de Tenerife, con un 11,53 %, y Baleares, con un 8,13 %.

Ciudad Real y Guadalajara son, por el contrario, las provincias que menos trabajadores tienen en estos mecanismos, con un 1,83 % y un 1,88 % del total.

El esquema actual de los ERTE vence el próximo 31 de mayo, por lo que el Gobierno y los agentes sociales ya han consensuado extenderlo hasta el 30 de septiembre y ahora negocian con qué condiciones.

Los agentes sociales y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, quieren mantener el actual esquema, mientras que la vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, y el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, abogan por incentivar la reincorporación de trabajadores a la actividad.