NH Hotel Group registró unas pérdidas de 124,1 millones de euros entre enero y marzo, lo que supone un aumento del 116,95% en comparación con los 'números rojos' de 57,2 millones del primer trimestre del pasado año cuando la covid-19 ya empezó a pasar factura con el estado de alarma.

Según la información remitida por la hotelera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los ingresos descendieron un 77,7% interanual y se situaron en 217,1 millones de euros por la baja ocupación de sus establecimientos.

El ingreso medio por habitación ocupada (RevPar) cayó un 69%, con desplomes en todas las geografías: España (-71%), Italia (-66%), Latinoamérica (-72%), Benelux (-88%) y Europa Central (-88%).

Por su parte, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) recurrente registró también unas pérdidas de 66 millones de euros, frente a un resultado positivo de 30,9 millones un año antes.

Sin embargo, indicó que la estructura de costes fijos continúa minimizada con el objetivo final de preservar la liquidez, y su plantilla está adaptada a la situación con despidos temporales y reducciones salariales. Además, negoció rebajas en las rentas de algunos establecimientos por valor de 13 millones y confía en lograr mayores ahorros en el segundo trimestre.

Para optimizar su perfil de deuda ha renegociado además extender del 2023 al 2026 el vencimiento de un préstamo ICO sindicado sin garantía.

Más medidas de ahorro

El grupo hotelero anticipó que, hasta que la demanda se normalice y se elimine el drenaje de caja, habrá más medidas de ahorro de costes, después de que sus consejeros hayan "renunciado también a todas sus retribuciones durante el resto del año mientras persista la situación".

De cara al futuro la empresa se muestra optimista y apunta que el repunte de "la demanda de ocio doméstica ya ha comenzado" de la mano de la vacunación en Europa y el alivio de las restricciones a la movilidad.

"Las dificultades de los primeros meses del 2021 han quedado atrás y confiamos en una fuerte recuperación en el corto plazo", indicó su consejero delegado, Ramón Aragonés. El directivo expresó además su convicción de que la mayor eficiencia del modelo operativo por una estructura sostenible con menores costes "permitirá mejorar los márgenes de rentabilidad".