La vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha llamado a reducir "ya este año las ratios de deuda y déficit sobre el PIB" en España, aprovechando el crecimiento que augura para el país con la recuperación tras la crisis de la covid-19.

En una entrevista en El Periódico recogida por Europa Press, ha explicado que en el Eurogrupo hay unanimidad para mantener la excepción a las reglas fiscales en 2022: "Además, el BCE ha enviado un mensaje claro de que continuará con el tono expansivo de la política monetaria".

"Por el momento nadie se plantea una retirada de estos estímulos extraordinarios que pueda poner en riesgo la recuperación", y ha destacado que todos los organismos coinciden en que España será el país con el mayor crecimiento en el bienio 2021-2022 de la Unión Europea (UE) y uno de los más dinámicos a nivel mundial.

Sobre la inflación, ve "previsible que el crecimiento de los precios se mantenga en los próximos meses a medida que se acelere la recuperación", lo que no considera un problema estructural porque la inflación subyacente apunta a niveles muy bajos en los próximos años, ha subrayado.

Plan de recuperación

Calviño ha explicado que la reciente aprobación del plan de recuperación español "llega después de muchos meses de trabajo y es un paso importante para que, en cuanto termine el proceso formal de aprobación en Bruselas, empiecen a fluir los recursos financieros y se visibilice" su despliegue, que debe permitir una recuperación sólida y sostenible, sin rebotes.

Según ha explicado, el Gobierno ha presupuestado 27.000 millones de los fondos europeos para este ejercicio --a pesar de que solo recibirá 19.000 en 2021-- para "concentrar las inversiones y las reformas en los primeros años, para lograr el máximo impacto anticíclico".

"España será el mayor receptor de fondos en el periodo, con un 25% de las emisiones de deuda previstas para este mismo año. Hemos trabajado con la Comisión Europea este calendario para acompasar las emisiones de deuda a nivel nacional y a nivel europeo. Nuestro programa nacional de deuda es muy prudente y no hay ningún problema para financiar las inversiones que queramos abordar", ha argumentado.

Se ha mostrado optimista ante las acciones previstas en el plan, puesto que el Gobierno lleva "tres años desplegando esa agenda del cambio, avanzando en reformas como la laboral y la de las pensiones, pero también en otras muy importantes, como la educativa y de la FP o las relacionadas con la transición ecológica".

Preguntada por si las discrepancias dentro del Gobierno pueden dificultar la ejecución del plan, ha asegurado que las reformas proyectados son propuestas del Ejecutivo que, además, han sido llevadas ante el parlamento y "debatidos en las distintas comisiones, foros de expertos, en conversaciones con los agentes sociales, con las comunidades autónomas, con las demás administraciones" y con el sector privado.

Empresas

Ha defendido que el plan de recuperación beneficiará "tanto a las grandes empresas tractoras como al importantísimo tejido de pymes y de autónomos", y que su objetivo es lograr es la modernización y la digitalización de todos los sectores.

Preguntada por el funcionamiento del fondo de rescate de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), ha dicho que su equipo trabaja para que todas las empresas sean tratadas igual, a partir de informes sobre su situación y condición estratégica: "La buena noticia es que la recuperación está mejorando las perspectivas de las empresas".

"Va reforzándose su solvencia y ampliándose sus posibilidades de financiación a través de las distintas vías del mercado, tanto públicas como privadas", ha añadido.