La Audiencia Provincial de Palma de Mallorca ha admitido a trámite el recurso de apelación presentado por la familia Sánchez Hill contra el archivo de la demanda presentada contra Meliá por la explotación de sus hoteles en Cuba sobre terrenos confiscados. En concreto, fue el Juzgado de Primera Instancia nº24 de Palma el que acordó archivar el procedimiento tras declararse sin competencias para estudiar el asunto.

Según fuentes consultadas por Vozpópuli, la Audiencia Provincial ha acordado admitir a trámite el recurso presentado por la familia y se mantiene a la espera de que Meliá presente su escrito de oposición. Cabe recordar que hace un año este tribunal ya aceptó un primer recurso de los Sánchez Hill y decretó que el juzgado tenía competencia estudiar el caso y dictar sentencia aunque fuese desestimatoria.

El Juzgado de Primera Instancia se ha declarado incompetente para conocer el asunto al considerar que la demanda afecta a un acto soberano de Cuba, lo que le hace gozar de inmunidad de jurisdicción ante los tribunales de otros países. El Ministerio de Asuntos Exteriores emitió un informe sobre el caso en el que sostenía esta tesis, que es también asumida por la jueza.

En un principio, la familia Sánchez Hill dirigió su demanda contra la cadena hotelera, sin incluir al Estado cubano. Fue la propia Meliá la que trasladó a la jueza en las cuestiones procesales que Cuba también debía ser demandada dado que es la dueña de los hoteles. A ojos de Meliá, ambas partes debían responder en el procedimiento: Cuba como dueña de los hoteles y Meliá como empresa gestora.

No obstante, Meliá siempre ha defendido que la demanda no podía ser tramitada en España y que vulnera el Estatuto de Bloqueo Comunitario. También cree que puede ser una estrategia para que los Sánchez Hill abran un proceso en Estados Unidos, algo que nunca ha quedado demostrado.

Dos años en los tribunales

La decisión de la Audiencia Provincial es un capítulo más en el largo historial judicial entre Meliá y los Sánchez Hill. El origen del pleito se remonta a hace dos años, cuando la familia presentó la demanda por la explotación de los hoteles Paradisus Rio de Oro y Sol Rio y Luna Mares, ambos ubicados en unos terrenos que les fueron confiscados (que no expropiados, pues no hubo indemnización) tras la llegada tras la Revolución cubana de 1959.

Los Sánchez Hill, hoy residentes en Estados Unidos, basan su demanda en el llamado enriquecimiento injusto. Consideran que la hotelera se ha beneficiado de forma presuntamente ilegal con la explotación de unos terrenos que les fueron arrebatados a sus antepasados. Además, defienden que Meliá era consciente en todo momento de la ilegalidad.

La demanda fue presentada en los tribunales españoles después de que el Gobierno de Estados Unidos, por entonces con Donald Trump a la cabeza, reactivase la polémica Ley Helms-Burton.

Esta normativa permite a norteamericanos y cubanos nacionalizados reclamar indemnizaciones por los bienes que les fueron confiscados ante la justicia norteamericana. Esta ley no ha sido usada en la demanda de la familia cubana dado que los tribunales españoles no tienen competencia para conocerla.