Se avecina una oleada regulatoria para los proveedores en la nube, especialmente para los hiperescalares, marcada por una mayor transparencia de precios y una interoperabilidad forzada. Es lo que se desprende del libro blanco elaborado por KPMG Francia, junto con InfraNum, Talan y Linkt, a petición de OVHcloud, empresa dedicada al negocio en la nube. El texto establece un escenario similar al sucedido en el sector de las telecomunicaciones hace unos años.

El documento también refleja que el mercado de la nube europea está principalmente copado por empresas norteamericanas. Aunque el libro blanco no las cita, estas son son Amazon, Google y Microsoft. Los cambios regulatorios vendrán marcados por la creación de una gran nube en Europa, proyecto en el que trabaja la Unión Europea.

El mercado del cloud computing creció un 27% al año entre 2017 y 2019 hasta alcanzar un valor estimado de 53.000 millones de euros en 2020. La próxima década seguirá creciendo con fuerza. De hecho, el informe apunta a que su valor estará entre los 300.000 y 500.000 millones de euros para el periodo comprendido entre 2027 y 2030.

Otra de las conclusiones del estudio es que la migración a la nube se ha convertido en un paso obligado, que ha cogido si cabe más inercia debido a la covid-19, que ha acelerado el uso de servicios cloud por parte de las empresas. Además, la seguridad, el cumplimiento normativo y la soberanía de los datos se han convertido en una de las prioridades de las organizaciones.

El mercado de la nube creció un 27% anualmente entre 2017 y 2019 hasta alcanzar un valor estimado de 53.000 millones de euros en 2020

Cinco escenarios para la nube europea

El libro blanco establece cinco escenarios en el mercado europeo del cloud. Literalmente, son los siguientes:

  1. La nube como bien común, impulsada principalmente por la interoperabilidad
    voluntaria de los servicios cloud, los ecosistemas comunes a nivel sectorial y el
    aumento del multicloud, lo que permitiría el crecimiento de un ecosistema europeo
    que aumentaría los beneficios para los consumidores de este tipo de tecnología e
    impulsaría el crecimiento de los actores cloud europeos. Este escenario podría
    materializarse a través de la iniciativa Gaia-X, cuyo objetivo es establecer un
    ecosistema cloud interoperable basado en principios y valores sólidos.
  2. El auge de los proveedores europeos, impulsado principalmente por la aparición de
    nuevos segmentos de mercado (edge computing, IA para aplicaciones industriales y
    desarrollo de servicio de datos soberanos) y por el gasto público. Este escenario podría
    materializarse con el apoyo de las autoridades de la UE que están impulsando
    fuertemente la creación de un Mercado Único de Datos.
  3. Una fuerte oleada regulatoria, con la aparición de una autoridad reguladora que
    limite a los proveedores cloud –especialmente a los hiperescalares–, mediante
    criterios como una mayor transparencia de precios, la interoperabilidad forzada o el
    acceso abierto a la innovación. Este escenario podría ser similar al acontecido en el
    mercado de las telecomunicaciones hace unos años y está principalmente respaldado
    por los responsables de la toma de decisiones, que esperan una competencia más sana
    y el despegue de los proveedores cloud y del ecosistema europeo.
  4. La “europeización” de los proveedores cloud, ya sea de sus operaciones (por ejemplo,
    gasto local en I+D, compras o creación de valor local) o mediante el control europeo
    efectivo de sus filiales locales (como ya ocurre en algunos países), con autoridades de
    la UE que garanticen la creación efectiva de valor a nivel local y la alineación estricta
    con la normativa europea.
  5. Una separación de las actividades en la nube, bien a nivel funcional (separación entre
    las actividades en la nube y otros negocios, con una clara división en términos de
    personal, oficinas, IP) o a nivel estructural, incluyendo la creación de entidades legales
    separadas.

Asimismo, aunque el mercado europeo del cloud sigue dominado por tres grandes actores
estadounidenses, los especialistas europeos están ganando gradualmente importancia en sus
mercados nacionales. OVHcloud y Deutsche Telekom, por ejemplo, ocupan el tercer y cuarto
lugar en sus respectivos países en los mercados de IaaS y PaaS.

Resultados de NetApp

NetApp, compañía norteamericana del negocio en la nube, acaba de hacer balance de su año fiscal 2021. A escala global logró unos ingresos de 5.740 millones de dólares. Esto supone un 6% más que en el ejercicio correspondiente al año 2020.

Durante el cuarto trimestre del ejercicio, el ascenso de ingresos fue del 11%. Por otra parte, la parte de soporte y cloud incrementaron la cifra de negocio hasta el 18% en términos porcentuales.