El Juzgado de Instrucción número 15 de Madrid ha suspendido de manera cautelar el préstamo de 34 millones a la aerolínea Plus Ultra, parte del rescate de 53 millones que el Consejo de Ministros concedió a la compañía el pasado 9 de marzo y que fue recurrido por Vox y PP.

El pasado jueves 14 de julio la SEPI y el Consejo Gestor del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas solicitaron una autorización para proceder al desembolso de los 34 millones de euros del préstamo participativo a siete años que pretendían pagar el 28 de julio.

La juez solicitó a las partes que formularan alegaciones sobre la idoneidad de este pago y tanto Vox como el PP se opusieron al mismo y pidieron que se adoptara como medida cautelar su suspensión.

El partido de Santiago Abascal presentó el pasado 24 de marzo una querella en el Tribunal Supremo contra los miembros del Gobierno y los responsables de la SEPI con motivo del rescate de la aerolínea con 53 millones de euros con un préstamo participativo por valor de 34 millones y un préstamo ordinario de 19 millones.

Ante el Tribunal Supremo, Vox sostenía que Plus Ultra no reunía los requisitos establecidos para ser beneficiada de la ayuda, ya que "no es una empresa estratégica con relevancia en su sector ni tampoco sus pérdidas vienen provocadas por el covid-19".

En esta línea se pronunció también el PP, porque, según exige la norma, las compañías que reciban ayudas de este fondo deben ser "estratégicas" para España.

El 9 de marzo el Consejo de Ministros aprobó el rescate a la aerolínea con 53 millones a través del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas gestionado por la SEPI.

La fiscal, por su parte, pidió que se requiriera a Plus Ultra para que acreditara la necesidad de la entrega del préstamo para su viabilidad como empresa, así como la necesidad de ingresar ese importe para el pago de acreedores, proveedores etc.

Sin embargo, la los Juzgados de Plaza Castilla ha decidido suspender dicho préstamo cautelarmente.

La instructora entiende que continuar con esta inyección de dinero en el plazo previsto arriesgándose a "una entrega no justificada" supondría "un menoscabo patrimonial importante sin posibilidad de restauración a una situación anterior".

"La teoría general de las medidas cautelares en el ámbito de delitos contra el patrimonio en un sentido amplio de peligro o urgencia de su necesidad, peligro en la mora y el 'fumus bonis iuris' son aquí de aplicación, teniendo siempre un carácter provisional", ha dicho.

'Caso Plus Ultra'

Los hechos se remontan al 9 de marzo, cuando el Consejo de Ministros aprobó el rescate a la aerolínea con 53 millones de euros a través del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas gestionado por la SEPI y dotado con 10.000 millones de euros.

Tal y como desveló 'Vozpópuli', esta compañía opera vuelos de larga distancia entre España (desde Madrid y Tenerife) y tres países de Latinoamérica (Ecuador, Perú y Venezuela) y, como se ha ido desgranando estos meses, los propietarios y los directivos de la compañía nunca han escondido sus buenas relaciones con el Gobierno venezolano.

Desde el primer momento, pese a que la compañía está registrada en España, el 57% del capital, en manos venezolanas y, debido a esto y a sus cifras, se ha dudado de su carácter estratégico "desde cualquier punto de vista".

En 2018 los números rojos ascendieron a 6,7 millonesEntre 2015 -cuando la compañía logró la licencia para operar- y 2017, también registró pérdidas.

 En concreto, la sociedad a través de la cual opera la aerolínea, Plus Ultra Líneas Aéreas S.A., acumula pérdidas desde su nacimiento en 2011, según las cuentas depositadas en el registro mercantil y consultadas a través de la herramienta Insight View. En el último ejercicio previo a la pandemia, el de 2019, la aerolínea facturó 63,5 millones de euros pero registró un resultado negativo de 2,11 millones.

En 2018 los números rojos ascendieron a 6,7 millonesEntre 2015 -cuando la compañía logró la licencia para operar- y 2017, también registró pérdidas.

Hacienda aseguraba, además, que la compañía empleaba "a 345 trabajadores directos, considerando los puestos de trabajo indirectos generados por su actividad superiores a los 2.500 empleos". No obstante, en las cuentas de 2019 la empresa declaraba una media de 268 empleados a lo largo del ejercicio.

 Por otro lado, según las estadísticas de Aena, Plus Ultra aporta menos del 1% de las conexiones aéreas. Operó un total de 823 vuelos en los aeropuertos españoles en 2019. Esto la situaba en la posición 166 por tráfico.