Aunque todavía no se conoce con exactitud cómo se llevará a cabo la reforma del sistema público de pensiones que planea el Gobierno, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, dio esta semana algunos avances en la Comisión del Pacto de Toledo.

Fomentar la jubilación demorada es uno de los objetivos que se plantea el Ejecutivo. Para ello, el ministro propuso este pasado lunes entregar un 'cheque' de hasta 12.060,12 euros en un pago único a aquellos trabajadores que decidan aplazar su jubilación y, a su vez, reducir hasta un 21% la de quienes salgan anticipadamente del mercado laboral.

La preocupación por las pensiones no se ciñe únicamente a España. Algunos países como Francia también trabajan para reformarlas. En el país vecino, la propuesta del Gobierno de Emmanuel Macron, ahora paralizada por la pandemia de covid-19, provocó importantes manifestaciones y huelgas. El objetivo: unificar los 42 sistemas públicos de pensión diferentes para que todos los trabajadores tengan los mismos derechos tras su jubilación.

En Francia actualmente los pensionistas reciben una media de 1.304 euros al mes. Con la reforma que plantea el Ejecutivo de Macron, se garantizará una pensión mínima de 1.000 euros a aquellos que tengan el periodo de cotización completo.

En España, según los datos facilitados por el Ejecutivo, la pensión media de jubilación en 2020 fue de 1.182,07 euros, un 3,27% más que el año anterior. Nuestro país, en comparación con otros del entorno, se sitúa en un nivel medio alto si se tiene en cuenta el importe que perciben los trabajadores retirados.

En base a esto, Suecia es uno de los mejores países para retirarse. Su pensión media alcanza las 200.000 coronas anuales (20.000 euros). Además, los trabajadores pueden completar su cotización con aportaciones privadas y a partir de los 61 años pueden solicitar su pensión contributiva.

El sistema de jubilaciones de Países Bajos se sitúa entre los primeros de Europa y está considerado como uno de los mejores del mundo"

También el sistema de jubilaciones de Países Bajos se sitúa entre los primeros de Europa y está considerado como uno de los mejores del mundo. Allí, la pensión pública básica está fijada en base al Salario Mínimo Interprofesional, actualmente situado en 1.400 euros mensuales. Del mismo modo, los ciudadanos holandeses deben acogerse a un plan privado pero obligatorio que aparece en muchos de los convenios colectivos y también pueden sumar aportaciones de un plan de pensiones de carácter voluntario e individual.

En Alemania, la cuantía media que reciben los ciudadanos por su jubilación ronda los 1.000 euros, aunque existen ciertas diferencias entre la parte este del país y la oeste. Precisamente, el Gobierno de Angela Merkel trabaja en un cambio del sistema de pensiones que, entre otras cosas, corregirá este desfase.

Portugal

Portugal es uno de los países de Europa con una de las pensiones por jubilación más bajas ya que los ciudadanos que se retiran de la vida laboral apenas cobran una media de 434 euros al mes. No obstante, los portugueses son los europeos que más tarde se jubilan, en torno a los 69 años.

En Italia, la pensión mínima ronda los 500 euros al mes, pero no hay tope para las pensiones máximas o "jubilaciones de oro", lo que supone un caso excepcional en Europa. No obstante, esto se debe a que el sistema de Italia se basa en las cuentas nocionales por el que el dinero de las cuotas va directamente a cuentas individuales, de modo que cada trabajador va sumando cotizaciones durante su vida laboral y dependiendo de lo que haya acumulado esa será su pensión final. En este país la tasa de sustitución —porcentaje de ingresos que se percibe en la jubilación respecto a los ingresos que se tenían como trabajador en activo— es del 81%, una de las más altas de las OCDE.