Florentino Pérez se convierte en el 'caballero blanco' de Los Benetton en su conflicto por las autopistas italianas. Según explican fuentes financieras a Vozpópuli, los dueños de Atlantia contactaron con el presidente de ACS y del Real Madrid en el mismo instante que se enteraron de la Oferta Pública de Adquisición (OPA) de algo más de 9.000 millones por su filial Autostrade per l'Italia (ASPI) que lidera el fondo australiano Macquarie.

Una filial que desde hace tiempo se incluía en los planes de Florentino Pérez y la llamada de sus 'socios' italianos ha acelerado los acontecimientos. Fuentes financieras también detallan a este medio que ACS no ha emitido una misiva de interés a Los Benetton por ASPI hasta que no ha logrado el visto bueno del Gobierno italiano por este movimiento.

Por lo tanto, las tres partes quedarían satisfechas: Los Benetton lograrían un mejor precio por ASPI, el Ejecutivo que ahora lidera Mario Draghi lograría que los Benetton se aparten de sus autopistas y Florentino Pérez conquistaría su deseado activo italiano para la 'nueva' ACS. Desde el mercado insisten en que todo está preparado para que los 10.000 millones que ofrece la española por el operador italiano de autopistas sea suficiente para cerrar la operación.

La oportunidad de ACS llega una semana después de cerrar la venta de su división industrial al gigante francés Vinci por 4.900 millones de euros. El resto de la operación no tendría problemas para lograr financiación en el mercado, según explican fuentes financieras. La red de 3.000 kilómetros de autopistas bajo la gestión de ASPI en Italia es un activo de gran atracción en el mercado.

Guerra de OPAs

"Atlantia inicia el examen de una nueva oferta vinculante sobre el 88% de ASPI. También se ha recibido hoy (jueves) la expresión de interés del Grupo ACS", explicaban desde el holding italiano tras la información que adelantaba Financial Times.

Una declaración que se producía poco después de un consejo de administración de la concesionaria italiana donde se iba a analizar los más de 9.000 millones de euros que ponía encima de la mesa Macquarie junto con Blackstone y la pública Cassa Depositi e Prestiti (CDP).

Florentino Pérez vuelve al rescate

La necesidad de la venta de ASPI se remonta a 2018. El derrumbe del Ponte Morandi, donde murieron 43 personas, llevó a Atlantia al foco mediático en Italia. El Movimiento 5 Estrellas, que gobierna en Italia desde ese mismo año, ahora en el Ejecutivo de unidad de Mario Draghi, acusó entonces a ASPI de no realizar los controles necesarios y amenazó con retirar las licitaciones.

Atlantia siempre ha querido evitar que esta disputa acabara con la nacionalización de ASPI y ha buscado como solución la venta de la mayor concesionaria de Italia en el mercado para generar valor para sus accionistas. Ahora, cuenta con una oferta con Macquarie al frente que es vinculante y un interés formal por carta e ACS.

Florentino Pérez y Los Benetton son socios por su alianza en Abertis. ACS controla el 49% de la concesionaria española, mientras que la empresa italiana es accionista mayoritario con el 51%. Un pacto que se cerró pocos meses antes del derrumbe del Ponte Morandi y donde Florentino Pérez también tuvo que acudir al rescate, en este caso, del Gobierno español por los numerosos activos estratégicos, como Hispasat, con los que contaba la concesionaria para el Estado español.