El índice de precios de consumo (IPC) de Estados Unidos se situó el pasado mes de enero en el 1,4% en comparación con el mismo mes del año pasado, por lo que no registró ningún cambio frente a la inflación interanual observada durante el mes precedente, según los datos publicados este miércoles por la oficina de estadísticas laborales del Departamento de Trabajo del país norteamericano.

La inflación del país mantiene así su ritmo de recuperación después de que en mayo se hundiera hasta el 0,1%. El organismo ha explicado que aunque los precios de los alimentos se elevaron un 3,8% en enero, una décima menos que el encarecimiento interanual de diciembre, eso no pudo compensar por completo la caída del 3,6% de los precios energéticos. En diciembre, los precios de la energía habían descendido un 7%.

De este modo, sin tener en cuenta el impacto de los precios de la energía y los alimentos, la tasa de inflación subyacente de Estados Unidos se situó en el 1,4% en enero, por lo que se redujo en dos décimas frente al mes anterior. En febrero, antes de la pandemia, el dato llegó a situarse en el 2,4%.

En términos mensuales, el país registró una inflación de un 0,3%, una décima más que en diciembre. De su lado, la tasa subyacente se mantuvo en el 0% en el primer mes de 2021, sin cambios frente al mes precedente.