El sector turístico muestra este viernes su rechazo total a las nuevas medidas fiscales del Gobierno en materia de transporte y movilidad, recogidas en el Plan de Recuperación enviado a Bruselas. Por un lado pretende crear un nuevo impuesto 'verde' para los billetes de avión; y, por otro, obligar a pagar por el uso de la red viaria de carreteras.

El Ejecutivo ha comunicado recientemente que prevé aplicar una subida de impuestos al transporte aéreo para reducir las emisiones contaminantes y la entrada en vigor, en 2024, de peajes en las autovías nacionales que harían extensibles, posteriormente, a toda la red de carreteras del Estado.

Ante el anuncio de estas medidas, la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) manifiesta su "profundo malestar", ya que "suponen una importante traba a la movilidad, elemento clave para la reactivación del turismo".

Medidas que "prolongarán la crisis en España"

Este sector ha quedado especialmente dañado con la pandemia de la covid-19, registrando unas pérdidas que rondan los 116.000 millones de euros y con alrededor de 755.000 empleos turísticos afectados, entre ERTEs y desafiliaciones a la Seguridad Social.

Los últimos datos aportados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) relativos a Frontur (movimientos turísticos en fronteras) y Egatur (encuesta de gasto turístico) arrojan unas cifras anuales con caídas cercanas al 90% "nunca vistas en el sector turístico español", destacan los hoteleros. 

Por ello trasladan una "amarga queja" al Ejecutivo denunciando estas propuestas, que califican de “irresponsables, anticompetitivas y dañinas para todos los destinos turísticos españoles”. Para los hoteleros es un error plantear iniciativas como estas, especialmente ahora, que prolongarán la crisis en España y la difícil situación en la que se encuentran los trabajadores y empresarios turísticos.

“Mientras los países competidores se dedican a implantar medidas para incentivar el turismo, España parece que se dedica a poner trabas”, apunta Jorge Marichal, presidente de CEHAT. La patronal hotelera lamenta además que el Gobierno no lo haya consultado previamente con el sector turístico y se haya olvidado de esta industria que es motor clave para la economía española.