Más de 180.000 trabajadores han salido del ERTE desde que comenzó el verano. En concreto, entre el 1 de junio y el 15 de julio la cifra ha superado con creces la de empleados que habían recuperado sus puestos de trabajo en mes y medio anterior (119.000 desde el 15 de abril hasta el 1 de junio), reflejando el efecto del incremento del turismo, sobre todo nacional, y las menores restricciones a la hostelería.

No en vano, según los datos que avanzó este lunes el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, la salida de empleados de estos expedientes se ha intensificado en los últimos días. Solo en la primera quincena de julio, 87.000 trabajadores abandonaron esta situación; mientras que en el total de junio fueron 94.000.

Así las cosas, de los 661.246 empleados que estaban acogidos a uno de estos expedientes en abril, hoy la cifra se sitúa en 361.382 trabajadores, algo que desde el Gobierno achacan al incentivo que está suponiendo "el nuevo esquema" de ERTE. Firmado a finales de mayo, el acuerdo del diálogo social recoge 'premios' para las compañías que recuperen trabajadores, con bonificaciones en sus cotizaciones.

Un incentivo que, no obstante, no está siendo suficiente para sectores como el de las agencias de viajes o el transporte aéreo que, como reconocen desde el ministerio que preside José Luis Escrivá, superan a 15 de julio el 20% de empleados en ERTE.

De hecho, la actividad de estos dos sectores se mantiene entre un 40% y un 30% por debajo de antes de la pandemia, mientras que otras áreas como la educación, sanidad o veterinaria están creando empleo por encima de los niveles de 2019, siempre según los datos del ministerio. "Los sectores vinculados al turismo son los más rezagados en afiliación y recurren más a ayudas, pero a la vez hay múltiples sectores que muestran más dinamismo que en años pre‐pandemia", apuntan.

La distribución de los ERTE tampoco afecta por igual a todas las comunidades autónomas, afectando de forma más profunda a las vinculadas al turismo. Así, Canarias cuenta aún con un 9,1% de sus trabajadores en estos expedientes, mientras que en Baleares el porcentaje se queda en un 6%. Madrid, Cataluña y Andalucía superan el 2%, y el resto de comunidades se queda entre el 1% de Murcia y el 1,9% de Castilla y León.

A por el ERTE "definitivo"

Con todo, y aunque la recuperación económica todavía no ha sido suficiente para reincorporar a todos los empleados, el ministerio de Trabajo ya trabaja en la fórmula del ERTE "definitivo", que pueda aplicarse en cualquier compañía siempre que se den las condiciones pero con menos barreras que hasta ahora.

"La intención es facilitar a las empresas esta herramienta, para que si el trabajador no pierda su puesto si la compañía se encuentra en una situación mala en un momento determinado", apuntan fuentes del ministerio que dirige Yolanda Díaz.

El objetivo del Ejecutivo es ensayar este nuevo modelo en la próxima prórroga de los ERTE, que tendrá lugar a partir del 30 de septiembre.