A quién no le gustaría triunfar en los negocios como Amancio Ortega, Warren Buffett o Mark Zuckerberg. Sólo unos pocos elegidos llegan a ello. Pero lo que sí se puede hacer es aprovechar su tirón en los negocios vía inversión. Una de los caminos para ello son los fondos de empresas familiares, cuyas claves se discutieron en unas jornadas financieras organizadas por Vozpópuli y Banque de Luxembourg Investments (BLI)

Este tipo de fondos invierten en compañías controladas por el grupo fundador con entre un 30% y un 70% del capital. Los productos más recomendados para hacerlo en España son el BL European Family Business, de BLI, y The Family Businesses Fund, de Banca March. Los expertos recomiendan prestar atención a cinco claves, a la hora de invertir en este tipo de compañías.

1. Compañías objetivo. Aunque las empresas familiares se asocian a pequeñas y medianas compañías, la realidad es distinta. Ana Fernández, de AFS Eafi, explica que hay 17 millones de compañías familiares, muchas que nunca se pensarían que lo son. Aparte de Inditex, están Facebook, Louis Vuitton, Lotus, Google y Walmart, entre otras.

2. Bajo endeudamiento. Son compañías que, por lo general, no se endeudan, por lo que pueden ser ganadoras bursátiles en fases de subidas de tipos de interés, como la que se avecina entre 2018 y 2019. "Son empresas que se financian con sus recursos propios, una característica atractiva para el inversor", explica Araceli de Frutos, de AdFC Eafi.

Participantes en el evento de Vozópuli y Banque de Luxembourg.

3. Gestión a largo plazo. A diferencia de grandes multinacionales que piensan a menudo en los resultados a corto plazo, las empresas familiares tienen la ventaja de poder proyectar estrategias con un horizonte más lejano. "La empresa familiar refleja una economía más real, que no está representada en los grandes índices. Se parece más capital riesgo", asegura David Córdoba, director de BLI.

4. Liquidez reducida. A la contra, estas empresas tienen el riesgo de tener un menor free float (capital que circula libremente en bolsa), lo que en determinados momentos puede producir episodios de elevada volatilidad. "Lo más negativo es su baja liquidez y alta volatilidad, por ello, lo mejor es estar a través de fondos de inversión", señalan los expertos.

Santos (iCapital) explica que el 80% de las empresas familiares no pasa de la tercera generación

5. Sucesión. El mayor riesgo de este tipo de compañías es qué pasará con los cambios generacionales. "El 80% de las empresas familiares no pasa de la tercera generación", explica Guillermo Santos, socio de iCapital. Para ello, añade, es muy importante un sólido protocolo familiar.

Santos recalca que en España todavía hay grandes empresas familiares que podrían salir a bolsa y que generarían interés entre los inversores, como Riu, Barceló o Globalia.