Un total de 114.000 españoles han solicitado la nueva ayuda de 430 euros que el Consejo de Ministros aprobó a principios de noviembre para las personas que agotaron la prestación por desempleo durante el primer estado de alarma, entre el 14 de marzo y el 30 de junio, y que no tienen ingresos ni acceso al Ingreso Mínimo Vital ni a ningún otro subsidio, según datos del Ministerio de Trabajo a los que ha tenido acceso Vozpópuli.

Esta ayuda, aprobada en el Real Decreto-ley 32/2020, del 3 de noviembre, estaba destinada a paliar la situación de los parados sin ingresos durante los meses de noviembre, diciembre y enero. Sin embargo, los procesos burocráticos han hecho que los desbordados trabajadores del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE), por instrucciones de su Dirección General (dependiente del Ministerio de Trabajo), apenas vaya a empezar a tramitarla hoy, miércoles 9 de diciembre, lo que supone que los beneficiarios no la empezarán a cobrar hasta enero

"Cobrarán dos meses juntos en enero y en febrero el siguiente mes", confirman a este diario fuentes del Ministerio de Trabajo. Han sido 114.000 personas las que lo han solicitado, menos de la mitad de los 250.000 españoles que, según anunció el Gobierno, podrían cumplir los requisitos para esta ayuda de 430 euros durante tres meses que fue aprobada, y anunciada a bombo y platillo, por el Consejo de Ministros el 3 de noviembre. 

Los sindicatos querían que se incluyera también a los que desempleados han agotado el paro después del 30 de junio, pero no hubo acuerdo. Y esto a pesar de que el número de parados de larga duración (los que llevan más de 12 meses en esa situación) se ha disparado un 32% desde febrero: son ya 1,6 millones de personas en España, según datos del Ministerio de Trabajo, informa Efe.

La paradójica carta de Yolanda Díaz a los parados sin ayudas

El 6 de noviembre, apenas tres días después de aprobar este nuevo subsidio que no empezará a pagarse hasta enero, para promocionarlo y darlo a conocer, la ministra Yolanda Díaz envió una carta firmada por su puño y letra a las miles de personas a las que se les acabó el paro durante el primer estado de alarma, informándoles de que podrían acogerse a esta ayuda de 430 euros si la solicitaban antes del 30 de noviembre. 

"Soy muy consciente de lo difícil que ha sido buscar un trabajo en ese momento y de lo largos que son los meses cuando los ingresos no llegan", escribió la ministra Díaz en esa carta del 6 de noviembre a la que ha tenido acceso Vozpópuli'. "Tan solo quiero mostrarte todo mi apoyo personal, y el de este Ministerio, en una situación tan complicada", añadía.

A pesar de la empatía mostrada por la titular de Trabajo, la Dirección General del SEPE dio instrucciones a sus funcionarios para que esta nueva prestación, conocida internamente como SACO (siglas de algo así como Subsidio por Agotamiento del paro durante la pandemia de Covid-19), empezase a ser tramitada hoy, miércoles 9 de diciembre; más de un mes después de abrirse el plazo de solicitudes.

Y como las nóminas de las solicitudes aprobadas por el SEPE se cierran el día 30 de cada mes, los beneficiarios de esos 430 euros no cobrarán hasta enero los pagos correspondientes a noviembre y diciembre. 

Más madera para el SEPE

Las 114.000 tramitaciones de este nuevo subsidio se añaden a los casi 740.000 ERTE que siguen activos y que, desde octubre, tienen que ser validados mes a mes por los empleados públicos del SEPE debido a un cambio de procedimiento contemplado en la última prórroga de los ERTE, lo que ha aumentado la carga burocrática tanto a las empresas como al propio SEPE y dejó a miles de personas sin cobrar el ERTE en noviembre.

Entre el 14 de marzo y el 30 de septiembre, a diferencia del procedimiento actual,  una vez tramitado y aprobado el ERTE de un trabajador, las empresas no tenían que volver a enviar al SEPE los datos del empleado a no ser que hubiese sido reincorporado a su puesto de trabajo. Desde octubre deben enviar los datos del trabajador, y validados por el SEPE, cada mes.