Los representantes jurídicos de las televisiones autonómicas se reunieron el pasado jueves para tratar, entre otros asuntos, la reciente imputación de catorce televisiones por el presunto fraude de 'La Rueda' a través del cual las cadenas socias de la SGAE obtenían ingresos millonarios por los derechos de autor de contenidos musicales emitidos en programas nocturnos. El magistrado les atribuye un delito de corrupción de los negocios cometido por medio de organización y/o grupo criminal.

Además de Atresmedia, Mediaset España y RTVE, el caso investiga a once cadenas autonómicas: Canal Sur, TV Extremadura, Telemadrid y las televisiones de Asturias, Galicia (TVG), Aragón, Islas Baleares (IB3), País Vasco (ETB) Canarias, Castilla y León y Castilla-La Mancha. Es decir, la práctica totalidad de los miembros de la Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómicos (FORTA), a excepción de la televisión valenciana.

Un fraude de 100 millones

Dentro de la federación existen diferentes grupos de trabajo que se reúnen de forma periódica y en esta ocasión, la reunión de la comisión jurídica ha coincidido con la imputación de las cadenas. Según explican las fuentes consultadas por Vozpópuli, este tema se trató durante el citado encuentro, en el que también se propuso llevar a cabo algún tipo de comunicado conjunto.

Preguntado por esta reunión, un portavoz de FORTA ha declinado ampliar el contenido del encuentro "por respeto a las decisiones judiciales y a los diferentes actores involucrados" y recuerda que "uno de los pilares básicos" de la federación "es la gestión correcta bajo el paraguas de la integridad y del cumplimiento exhaustivo de la ley".

El juez de la Audiencia Nacional que instruye la causa, Ismael Moreno, calcula que el fraude ronda los 100 millones de euros. Moreno acota el periodo investigado entre 2006 y 2011 y, según consta en el auto, las cadenas imputadas habrían ingresado por esta trama alrededor de 20 millones al año.