El cambio de rumbo del Santander hacia un banco digital ha dejado de ser sólo promesas para convertirse en una realidad. La presidenta del Grupo, Ana Botín, ha hecho en el último año muchos cambios en la entidad para acercarse más a sus nuevos competidores: Google, Facebook o Amazon.

La banquera tiene una obsesión. Y es ganar la batalla a todos los gigantes digitales y lo quiere hacer en su terreno, en el nuevo mundo. Para conseguirlo tendrá que quitar galones a hombres muy importantes en su carrera profesional. Rami Aboukhair, con el que Botín ha trabajado en Banesto y Reino Unido, dejará de ser consejero delegado del banco en España.

Sin duda se trata de una de la salidas más importantes del banco, ya que es uno de los grandes fieles de la banquera, creador de la Cuenta 1 2 3 y encargado de integrar el Banco Popular. En su lugar, el banco estudia colocar a António Simões, según Cinco Días.

El directivo portugués proviene de HSBC y entró en el banco para liderar el lanzamiento de One Europe, una nueva estrategia del banco que busca mejorar la rentabilidad del Grupo en el Viejo Continente. El Santander creó el año pasado esta nueva estructura organizativa regional para respaldar y acelerar su estrategia e impulsar la agilidad y la colaboración, además de buscar fórmulas para sacar el máximo provecho a las capacidades del grupo en los países y negocios globales.

Sergio Rial, consejero delegado de Santander Brasil, y Héctor Grisi, consejero delegado de Santander México, son los homólogos de Simões en las regiones de Sudamérica y Norteamérica, respectivamente y también han adquirido más poder con el paso de los años.

El 'caso' Monzón

La salida de Aboukhair también coincide en el tiempo con otros cambios en la cúpula de Santander Consumer y Openbank. El que fuera presidente de Prisa, Javier Monzón, ha pasado a ostentar también el puesto de vicepresidente no ejecutivo de Santander Consumer Bank, dentro de la estrategia de Botín para crear un nuevo gigante digital de financiación al consumo. De esta forma Monzón ahora ocupa dos puestos de relevancia dentro del banco y coge más peso dentro de la estructura del Grupo, según indican fuentes de la propia entidad.

Tal y como adelantó Vozpópuli , Botín decidió unificar Openbank y Santander Consumer Finance para aprovechar la plataforma y así poder ofrecer una gama completa de servicios bancarios a los clientes.

La firma digital quiere estar presente en diez mercados en el corto plazo y esperan poder estar operando en Argentina para finales de este primer semestre, después de haber conseguido la licencia bancaria. En este momento ya operan en España, Portugal, Alemania y Países Bajos.

La entidad quiere simplificar los procesos y parece que se podrían encontrar sinergias entre Openbank y Santander Consumer. Así, se pretende aprovechar la plataforma para poder ofrecer una gama completa de servicios bancarios a los clientes de Santander Consumer Finance, al tiempo que se quiere gestionar este negocio de consumo sobre la plataforma de Openbank, que en palabras de su presidenta es "moderna, eficiente y de última generación".

Cambios en los métodos de pago

La otra gran apuesta de Botín se llama PagoNxt, que será el eje tecnológico del Grupo y que integrará las iniciativas de pago globales. El banco quiere ofrecer a sus clientes soluciones de pago mejores y más ágiles. Este sector representa un mercado potencial muy atractivo, con ingresos de 500.000 millones de euros a nivel global.

"Con PagoNxt aceleraremos el crecimiento en tres áreas de negocio: soluciones de pago para comercios, comercio internacional y consumidores. Los comercios representan una oportunidad de 80.000 millones de euros de ingresos en todo el mundo y está creciendo rápidamente (alrededor del 7% en total y el 11% en el comercio electrónico)", explicó Botín.

Santander contempla en su nuevo plan estratégico una inversión de más de 20.000 millones de euros durante cuatro años en transformación digital y tecnología. Con las nuevas mejoras operativa, se pretende conseguir un ahorro de costes anual progresivo de 1.200 millones de euros. Al frente estará Javier San Félix, directivo de Santander de confianza de Ana Botín.

Botín saca a Aboukhair para revolucionar Europa