El conseller de Movilidad y Vivienda, Josep Marí, ha firmado este martes la primera resolución por la que el Govern inicia la expropiación de 56 viviendas de grandes propietarios inscritas en el registro oficial, con un coste total de 1,8 millones de euros, por un plazo de siete años.

Este precio supone una rebaja del 40% respecto a los precios de mercado en Baleares, con una media de 391 euros mensuales por vivienda. Se trata de 27 viviendas en Mallorca, 23 en Menorca y seis en Ibiza, que, una vez se finalicen los trámites, se ofrecerán como alquiler social.

Se trata de una medida pionera en España, producto de la Ley 5/2018 de 19 de junio, la cual permite al Gobierno balear expropiar viviendas a grandes tenedores. En los próximos días la resolución se publicará en el BOIB, se notificará a los dueños de las viviendas la expropiación de uso, y se abrirá un plazo para la presentación de alegaciones.

Los propietarios afectador por esta medida recibirán una compensación durante los próximos 7 años debido a los alquileres. En cuanto al precio de los arrendamientos estará adaptado al bolsillo de las personas a las que se les adjudique estas viviendas.