Hasta 3.000 euros de media pueden ahorrar los contribuyentes  en la próxima declaración de la renta si saben cómo sacar provecho de los cambios de la última reforma fiscal. Aunque la Campaña de Renta 2016 no empezará hasta el mes de abril de 2017, las decisiones para ahorrar en la factura fiscal hay que tomarlas antes de que acabe el año. Por eso los técnicos de Hacienda (Gestha) nos explican ahora algunas de las claves para reducir unos euros las cuentas con el fisco.

Por ejemplo, los últimos meses del año son una buena ocasión para hacer aportaciones a los planes de pensiones o planes de previsión asegurados. Eso sí, hay que recordar que, tras la entrada en vigor de la reforma fiscal, solo se podrán aportar 8.000 euros y siempre que esa cantidad no supere el 30% de los rendimientos de trabajo y actividades económicas, con independencia de la edad del contribuyente.

Si compraste tu casa o realizaste el pago para su construcción antes del 1 de enero, podrás seguir disfrutando del derecho a la desgravación por vivienda habitual y reducir hasta el 15% de lo invertido en tu factura fiscal, con un límite de 9.000 euros. Si estás en esta situación, puede resultarte interesante realizar un pago adicional para amortizar tu hipoteca. El ahorro en la declaración puede llegar a rozar los 700 euros.

Los inversores en Bolsa y las personas que viven fuera de España también tienen sus beneficios fiscales

Y los que vendieron su casa en 2016 también pueden ahorrar algo. Conviene recordar que estos contribuyentes tendrán que entre el 19% y el 23% por las ganancias obtenidas en la próxima declaración. Pero si se reinvierte total o parcialmente el importe en otra vivienda habitual, se neutraliza el pago. Aunque quedan pocos días, aún hay algo de margen para hacerlo antes de que empiece 2017.

Los inversores en Bolsa también pueden usar las normas fiscales para reducir sus declaraciones. El final de un año es el momento para hacer cuentas y compensar las posibles pérdidas que haya podido generar un fondo de inversión, acciones o derivados financieros, con las ganancias patrimoniales obtenidas.

También hay ventajas fiscales para las personas que viven fuera de España. Los rendimientos del trabajo obtenidos trabajando para empresas extranjeras no tributarán al fisco, con un límite máximo de 60.100 euros al año. Es decir, que lo que se gane fuera de España trabajando para una empresa extranjera no tributará aquí, siempre que no supere ese límite y que el otro país aplique un impuesto similar al IRPF español.

Donaciones y aportaciones a partidos

Otro de los trucos para reducir la factura fiscal antes de que acabe el año es hacer una donación. El sistema fiscal español premia la solidaridad con una deducción del 75% de los primeros 150 euros donados y un 30% del resto de aportaciones. Pero es necesario justificar estas donaciones con recibos o justificantes. Y recuerda que las cuotas sindicales y las de afiliación a partidos políticos también reportan beneficios a los contribuyentes.

Además, un año más, los amigos o familiares de los emprendedores que hayan constituido su propia empresa también pueden tener una recompensa fiscal si han aportado capital para el inicio de esa actividad. Son los llamados ‘business angels’, que permiten deducciones del 20% en la cuota estatal del IRPF de la inversión realizada.

En definitiva, que hay algunos trucos para reducir la factura que habrá que pagar a Hacienda dentro de unos meses. Y si no has aprovechado alguna de estas opciones, aún estás a tiempo de hacerlo. Quedan bastantes días para que acabe el año y lo agradecerás cuando empiece la campaña de renta y toque sentarse a ajustar las cuentas con Cristóbal Montoro.