ECONOMÍA

Atención a Alemania: a la locomotora de Europa se le gripa el motor (nunca mejor dicho)

El impacto de las nuevas normas medioambientales en su sector automovilístico, la posible salida del Reino Unido de la UE sin acuerdo y la caída del comercio global han acelerado su ralentización

La canciller de Alemania, Angela Merkel
La canciller de Alemania, Angela Merkel

La economía alemana, que durante los años de recuperación ha sido la que ha tirado de Europa, se ralentiza más rápido de lo esperado: ha cerrado diciembre con un crecimiento del 1,5%, tres décimas inferior al previsto, y ha rebajado en ocho décimas sus previsiones para 2019, del 1,8% que esperaba replicar este año al 1%.

Por si esos dos datos no fueran suficientes, el índice PMI manufacturero (elaborado por la empresa Markit a partir de encuestas a los gestores de compras de las empresas del país) se ha situado en enero en el 49,7, lo que supone que por primera vez en más de cuatro años baja del umbral de 50 (considerado neutral) y se adentra en terreno considerado negativo.

Esta caída se ha producido por el descenso en las nuevas órdenes de compra, que ha sufrido el mayor desplome en seis años, influido por la menor demanda de los mercados internacionales (han caído las ventas a EEUU, Reino Unido, Italia, Turquía y China).

La salud económica del resto de países es muy importante para la de Alemania, ya que las exportaciones son su principal motor económico.

Según datos recogidos por el ICEX a cierre de abril de 2018, un 8,7% de las exportaciones alemanas se dirigen a EEUU -por lo que le afectan directamente los aranceles a la importación impuestos por Donald Trump-, un 8,2% van a Francia y un 6,7% van a China -con lo que también le influye la desaceleración del gigante asiático-.

Las exportaciones al Reino Unido suponen un 6,6% del total, unos 84.374 millones de euros, una cuota que ha ido bajando en los últimos dos años. Por esa razón, la posibilidad de que se produzca un brexit sin acuerdo sería especialmente dañina para la economía alemana.

Amenazas externas e internas

"Claro que crece el viento en contra, sobre todo procedente del ámbito económico exterior, especialmente por el brexit, los conflictos comerciales y el entorno de la política fiscal internacional", ha reconocido el propio ministro de Economía germano, Peter Altmaier, en declaraciones recogidas por EFE.

Fuentes de organismos económicos internacionales consultadas por Vozpópuli estiman que si el Reino Unido sale de la Unión Europea sin acuerdo "Alemania sería la más perjudicada" y calculan que podría tener un impacto de hasta 6 puntos de PIB de aquí a diez años.

Otra de las amenazas para la economía alemana es la situación de Italia, que en el cuarto trimestre de 2018 ha entrado en recesión técnica, al caer su Producto Interior Bruto (PIB) un 0,2%, así como la debilidad del comercio internacional fruto del creciente proteccionismo.

Sin embargo, lo que más ha impactado en su acelerada ralentización ha sido el impacto de las normas medioambientales europeas en su industrial del automóvil, según apuntan las fuentes internacionales antes citadas.

Los expertos de BBVA Research también creen que la razón principal del frenazo es el impacto de la nueva regulación del sector automovilístico, a lo que hay que sumar "la menor demanda global de manufacturas".

"El cambio en los estándares de emisiones de vehículos ha golpeado a Alemania más que a la mayoría de los estados miembro, dada su gran dependencia del sector automovilístico", señala por su parte Azad Zangana, economista europeo de la gestora británica Schroders.

"Hay un 56% de probabilidades de que Alemania esté en recesión"

Explica, además, que el sector del automóvil supone un 17% de la producción total del país y más de un 5% de su PIB, por lo que su menor contribución al crecimiento es relevante.

Los automóviles son el producto más exportado por Alemania (un 18,3% de sus exportaciones son de coches y componentes), seguidas por maquinaria (14,4%) y productos químicos (9%), según datos del ICEX.

El experto de Schroders advierte que "hay un 56% de probabilidades de que la economía alemana esté en recesión", según su análisis de la evolución de su principal índice bursátil, el DAX.

Amílcar Barrios, analista de Inversiones de la sociedad de valores Tressis, cree que "no puede quedarle mucho" para entrar en recesión, dado el "desplome sin precedentes" que han sufrido sus ventas minoristas.

Si el proceso de ralentización sigue acelerándose, es posible que la recesión entre en escena antes de que la canciller Angela Merkel abandone la política, pues ya ha anunciado que no optará a la reelección cuando se acabe su actual mandato en el año 2021.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba