Economía

Medio millón de clientes podrá pleitear con la banca por el acuerdo de las cláusulas suelo

Los hipotecados podrán volver a llevar a los juzgados los contratos de novación contraídos con las entidades financieras

Las cláusulas suelo, la culpa de los notarios y nuestro analfabetismo financiero
Las cláusulas suelo, la culpa de los notarios y nuestro analfabetismo financiero

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha abierto la puerta a nuevos litigios para la banca por falta de transparencia en los contratos de novación. Esto supone que 503.322 hipotecados que ya han llegado a acuerdos con la banca por las cláusulas suelo podrían volver a ir a los juzgados para intentar recuperar la parte del dinero perdido durante la vida real del préstamos.

Según los datos a cierre de abril del mecanismo extrajudicial que se creó a principios de 2017 para evitar que se produjera un aluvión de demandas en los juzgados, el sector financiero ha devuelto 2.275 millones de euros, después de que el alto tribunal declarara abusivas las cláusulas suelo. 

Cabe destacar que desde la creación de dicho mecanismo, la banca ha recibido 1,2 millones de solicitudes de las que 423.000 han sido inadmitidas. Del más de medio millón que sí han sido aceptadas a trámite, prácticmante el 93% se ha zanjado con un acuerdo entre cliente y banco. Son estos nuevos contratos los que ahora podrían volver a reclamar por falta de transparencia. 

Los contratos de novación son acuerdos que firmaron los clientes con los bancos para reducir o eliminar las cláusulas suelo para evitar la vía judicial. La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) expone que estas cláusulas renegociadas podrán ser examinadas por un juez y ser declaradas abusivas, si fuera pertinente, ya que obliga a la persona afectada a renunciar a pleitear, lo que vulnera las normas comunitarias de la Unión Europea sobre protección a los consumidores.

El escrito vuelve a recordar que la banca tiene que trabajar con máxima transparencia cuando celebra con un consumidor un contrato hipotecario con un interés variable y que establezca una cláusula suelo. El hipotecado tendrá que conocer en todo momento las consecuencias económicas que para él se derivan del mecanismo establecido y facilitando la evolución del índice, si fuera necesario.

Los pactos

Durante 2007 y 2008 muchas entidades colocaron cláusulas suelo en las hipotecas, sin advertir a los clientes de sus consecuencias económicas. La falta de transparencia en la comercialización de estas cláusulas llevó a los tribunales a declarar su abusividad obligando a los bancos a devolver todo el dinero.

En mayo de 2013 el Tribunal Supremo dictó una sentencia por la que declaraba la nulidad de las cláusulas suelo, pero no obligaba a devolver las cantidades abonadas de más. Sin embargo, en diciembre de 2016, el TJUE corrigió la doctrina del Supremo obligando a los bancos a devolver el dinero. Es en este punto cuando muchos bancos firmaron con sus clientes los pactos novatorios que cambiaban las condiciones de los contratos pero obligaban al cliente a renunciar a emprender acciones legales, perdiendo con ello el dinero abonado de más en muchos casos.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba