Construcción

Villar Mir perdió 127 millones de euros en 2016 al vender acciones de OHL en caída libre

El accionista mayoritario del grupo de construcción y concesiones padeció las consecuencias del mal comportamiento de OHL en Bolsa y también de la necesidad de inyectar liquidez a su grupo industrial para aligerar deuda, lo que le ha servido para que la banca acreedora le dé un respiro.

Juan Miguel Villar Mir, ex presidente y máximo accionista de OHL
Juan Miguel Villar Mir, ex presidente y máximo accionista de OHL

El desplome en Bolsa sufrido por los títulos de OHL durante 2016, especialmente en la segunda mitad del año, provocaron un terremoto en las cuentas de Grupo Villar Mir, su principal accionista. A los efectos de las pérdidas registradas al cierre del ejercicio por el grupo de construcción y concesiones, el holding industrial de Juan Miguel Villar Mir ha tenido que añadir los números rojos obtenidos en las operaciones de venta de acciones de OHL, que se tradujeron en pérdidas de 127 millones de euros.

La cifra se recoge en el informe anual de Grupo Villar Mir correspondiente a 2016, en el que se especifican las operaciones con títulos de OHL realizadas en el ejercicio. En el apartado de inversiones en empresas del grupo, el documento da cuenta de la venta de 28,67 millones de acciones de la cotizada, algo más de un 9,5% del capital y una pérdida asociada de 127,32 millones de euros.

Como se especifica también en el mismo apartado, Grupo Villar Mir tiene valorado su paquete de acciones en OHL a un precio de 7,40 euros por título, notablemente por encima de la cotización de los últimos meses. De hecho, la compañía no fluctúa en Bolsa en cotas similares desde septiembre de 2015.

La diferencia entre la valoración del paquete vendido y la pérdida registrada permite concluir que Grupo Villar Mir ingresó cerca de 85 millones de euros por la venta, lo que supone un precio medio de 2,97 euros por acción. Teniendo en cuenta que OHL se movió cómodamente por encima de los 4 euros en la primera mitad del ejercicio, las ventas se produjeron a partir de agosto, cuando OHL comenzó a desplomarse, producto de una combinación de factores como la publicación de sus resultados semestrales, que decepcionaron al mercado, y el ataque de especuladores, que tomaron de forma masiva posiciones cortas en la compañía, lo que hizo que perdiera dos tercios de su capitalización bursátil en apenas tres meses.

El holding logró cambiar la estructura de su financiación, de forma que las garantías no se vieran afectadas por la fluctuación de las acciones en Bolsa

Aunque no era el momento más apropiado para vender, el desplome de OHL obligó a Grupo Villar Mir a negociar con la banca, toda vez que sus acciones en el grupo constructor servían como garantía referenciada a diversos préstamos. Fruto de las conversaciones con la banca, el holding logró cambiar la estructura de su financiación, de forma que las garantías no se vieran afectadas por la fluctuación de las acciones en Bolsa. Para lograr este objetivo, Villar Mir se vio obligado a obtener liquidez de forma urgente y recurrió a la venta de activos.

Además de deshacerse de acciones de OHL también hizo lo propio con títulos de otras participadas cotizadas como Inmobiliaria Colonial y la concesionaria de infraestructuras Abertis. También vendió un 2% de Ferroglobe, compañía fruto de la fusión entre Ferroatlántica, filial del holding, y la norteamericana Globe.

El informe anual de Grupo Villar Mir también recoge la adquisición de algo más de 12 millones de acciones de OHL, en las que invirtió 51,5 millones de euros. El precio medio de las operaciones, en torno a 4 euros por acción, indica que las inversiones se llevaron a cabo antes del terremoto bursátil que se llevó por delante más de la mitad de la capitalización de la cotizada.

Refinanciación salvadora

Las desinversiones citadas, además de la del complejo Canalejas, han sido claves para la refinanciación de la deuda del grupo, que se había convertido en una necesidad capital, toda vez que los vencimientos para el presente año se aproximaban a los 600 millones de euros. El holding de Villar Mir ha logrado cerrar con éxito las negociaciones con la banca acreedora, con lo que su situación financiera es ahora algo más desahogada.

Uno de los principales problemas fue el hecho de que casi 300 millones de euros de deuda asociada al préstamo que el grupo tenía de un sindicado de bancos comandado por Credit Agricole había pasado a ser deuda amortizable a corto plazo debido al incumplimiento de algunos compromisos adquiridos a la firma del crédito.

Sin embargo, a finales del pasado mes de junio los esfuerzos de saneamiento de Villar Mir dieron sus frutos, de tal forma que la entidad financiera a eximido al grupo del cumplimiento de los compromisos.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba