Abengoa

La Audiencia Nacional investiga a Borrell por falsear las cuentas de Abengoa

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional obliga al juez Ismael Moreno a abrir una investigación contra Abengoa como persona jurídica y contra Deloitte por presunto falseamiento contable. 

Planta de Abengoa.
Planta de Abengoa. Efe.

Josep Borrell, exministro de Economía en el Gobierno de Felipe González, tendrá que declarar como investigado en la Audiencia Nacional por la presunta alteración de las cuentas de Abengoa, empresa de la que ha sido consejero. Junto a Borrell tendrán que comparecer en la misma condición los otros 18 miembros y ex integrantes del Consejo de Administración por presunto delito de falseamiento de documentación contable, administración desleal, y de información económica financiera. La compañía energética se encuentra en estos momentos cerrando la reestructuración de su deuda para evitar el que sería el mayor concurso de acreedores de una compañía española.

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional dictó ayer un auto en el que ordena abrir investigación por estos hechos. La Sala estima el recurso de apelación interpuesto por la representación de acreedores de Abengoa que presentaron querella contra la compañía española y la consultora por la supuesta comisión de los delitos mencionados a principios de año en el juzgado central de instrucción número dos. Los querellantes basaban su denuncia en noticias aparecidas en prensa sobre la multinacional energética sevillana. El juzgado acordó no admitir a trámite la querella en auto del 19 de abril de este año.

Ahora el tribunal ordena al mismo juzgado admitir la querella, ya que, recuerda en el auto al que ha accedido Vozpopuli, aunque no se ha aportado documentación alguna que soporte las alegaciones, "también es cierto que para resolver sobre la admisión de un escrito de tal naturaleza el juez no ha de entrar en contacto con ningún medio de prueba ni diligencia de investigación, y ni siquiera tiene que examinar los documentos que se adjuntan a la querella (...)". El tribunal señala que considera que los hechos reflejados en la querella "pudieran ser constitutivos de los delitos que en la misma se expresan". Los querellados tendrán que declarar en el juzgado de la Audiencia Nacional.

La querella está dirigida contra Abengoa y Deloitte como personas jurídicas y contra 19 personas físicas, los miembros y exmiembros de los respectivos consejos de administración. La querella fue presentada por el abogado Felipe Izquierdo y Eliseo Fernández, los mismos que han creado la plataforma de afectados de Abengoa y que presentaron querella contra el expresidente del grupo español, Felipe Benjumea, y el exconsejero delegado, Manuel Sánchez Ortega, que percibieron indemnizaciones millonarias tras abandonar el grupo al borde del concurso de acreedores.

La investigación de la Audiencia se va a producir justo cuando la compañía acaba de firmar un acuerdo de reestructuración de su deuda con la mayoría de sus acreedores para evitar el que sería la mayor quiebra de una empresa española. Abengoa comunicó ayer lunes sus resultados entre enero y septiembre registrando pérdidas por importe de 5.413 millones de euros, una de las mayores alcanzadas por una sociedad española.

Abengoa pasó de ser una compañía referente en el sector de las renovables a nivel mundial a estar bajo lupa de accionistas e inversores prácticamente de la noche a la mañana debido precisamente a la imprecisa información aportada por el grupo sobre su deuda. En noviembre de 2014 la agencia de calificación Fitch advirtió en un informe que la deuda de Abengoa era mayor a la declarada por el método de valoración empleado por la empresa sobre emisiones de bonos. Tras la advertencia de Fitch, Abengoa perdió en Bolsa en sólo dos sesiones la mitad de su valor.

La compañía trató de calmar a los mercados durante la primera mitad de 2015 hasta que en agosto anunció la puesta en marcha de una ampliación de capital por 650 millones de euros que disparó las alertas y volvió a hundir su cotización. Después el grupo fue admitiendo la situación crítica en la que se encontraba y trató de convencer al grupo español Gonvarri de inyectar fondos y convertirse en accionista. Gonvarri desistió de la oferta y Abengoa se declaró en preconcurso de acreedores en noviembre del pasado año.

El presidente de Santander España, Rodrigo Echenique, declaró en la Audiencia Nacional este año, por las indemnizaciones de Benjumea y Ortega, que las cuentas que Abengoa no estaban claras. "Decían tener unas cuentas que luego resultaban ser otras", dijo Echenique en la Audiencia Nacional, según personas presentes en su declaración. "Las cuentas nunca estaban claras, tenían falta de concreción", declaró.

Un chico de 17 años vio lo que no detectó Deloitte

Deloitte ha auditado las cuentas de Abengoa desde el ejercicio 2012, incluido, hasta la actualidad. Entre 2012 y 2014 facturó por sus informes a la compañía energética 19,9 millones de euros en total. La consultora no advirtió sobre la crítica situación de la multinacional española hasta el 13 de noviembre de 2015, con motivo de la presentación de los resultados del tercer trimestre del grupo sevillano. 

La primera advertencia de Deloitte sobre Abengoa llegó tan sólo dos semanas antes de que el grupo sevillano solicitara preconcurso de acreedores. Lo que no había visto Deloitte, lo detectó un chico de 17 años en un trabajo para el colegio.

Como informó en exclusiva Vozpopulien diciembre del pasado año, Pepe Baltá, que en la actualidad estudia Medicina, redactó a finales de 2014 un trabajo para el colegio de Barcelona en el que cursaba estudios sobre Abengoa. "Aparecía un beneficio negativo que después se convertía en positivo, no entendía como podía hacerse eso", contó Baltá a este medio sobre su trabajo, titulado Informe analítico de Abengoa, años 2012 y 2013, que concluía que Abengoa podía entrar en concurso de acreedores.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba