Economía

El nuevo IVA que quiere Bruselas: más libertad para fijar tipos y menos fraude

La Comisión quiere cambiar este impuesto y ha dado los primeros pasos para abrir el debate.

El comisario europeo de Asuntos Economicos, Pierre-Moscovici
El comisario europeo de Asuntos Economicos, Pierre-Moscovici

La Comisión Europea  se ha propuesto firmemente cambiar el sistema actual de IVA, que nació en 1993 como algo transitorio y que apenas se ha modificado desde entonces. Ya ha dado los primeros pasos y ha abierto el debate, pero cualquier propuesta más formal no llegará hasta la segunda mitad del año o incluso 2017. ¿Qué quiere hacer Bruselas? Cree que el sistema actual está obsoleto y quiere uno nuevo en el que los países tengan más libertad para fijar los tipos y se reduzca el fraude.

La normativa actual fija un tipo general mínimo de IVA del 15%, y uno reducido del 5% para una pequeña lista de bienes y servicios en la que se incluye la vivienda social, los espectáculos, los medicamentos y los productos básicos. Precisamente es en este punto donde Bruselas quiere dar total libertad a los países para fijar sus tipos reducidos y decidir qué productos incluye en la lista.

España tiene un tipo hiperreducido

El caso español es curioso, porque cuenta con un tipo general del 21%, bastante más alto que el mínimo que marca la Comisión, y con dos tipos reducidos: uno del 10% y uno hiperreducido del 4% que grava los productos más básicos y que Bruselas permite porque estaba ya en vigor antes de la última normativa y se negoció durante la adhesión de España a la UE.

Bruselas duda entre ampliar la lista de bienes para tipos reducidos o dar libertad total a los países

De momento Bruselas solo ha abierto el debate presentando un plan de acción y baraja dos posibilidades para cuando llegue el momento de hacer una propuesta más formal: ampliar la lista de bienes y servicios con tipos reducidos o acabar con la lista y dar total libertad a los países, eso sí, con unas reglas básicas para evitar la competencia fiscal a la baja.  

El segundo gran eje de la reforma del IVA está ligado al fraude que rodea al impuesto. La Comisión calcula que este tipo de fraude cuesta cada año a las arcas europeas unos 50.000 millones. Y si se tiene en cuenta la mala aplicación del impuesto y no solo el fraude, la cifra que se deja de ingresar asciende a 170.000 millones.

Por eso, la Comisión quiere crear el espacio único y definitivo de IVA para los intercambios comerciales interfronterizos, actualmente exentos de IVA. ¿Qué hacen algunas compañías? Compran en otros estados sin pagar IVA y después sí se lo cobran al consumidor, pero sin pagar al Fisco. Para evitarlo, la Comisión quiere gravar los bienes y servicios en el país de destino. De esta forma, según el plan, se podría eliminar el 80% de este tipo de fraude.

¿Qué opina España?

Tal y como dijo hace unos días en un acto público el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, el IVA en España recauda mal a pesar de contar con un tipo general bastante elevado. Esto ocurre porque los tipos reducidos hacen que el tipo medio final se quede en el 14%, por debajo del mínimo que marca la Comisión. De hecho, el 44% del gasto en España está sujeto a tipos reducidos, aunque el 75% de la recaudación viene del tipo general.

Aun así, el impuesto ha ido elevando su aportación al PIB durante estos años, hasta llegar a suponer el 6,4%. Esto se debe, sobre todo, a que los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy han subido los tipos durante la crisis. La cifra española es similar a la de otros países vecinos como Alemania (7%), Francia (6,9%), Italia (6,2%) o Reino Unido (6,9%), todas economías parecidas a España.

Hacienda no ve con buenos ojos la libertad total que baraja Bruselas

Ferre comparte con la Comisión que hay que avanzar en coordinación, sobre todo para evitar el fraude en los intercambios transforentizos, pero no le convence mucho la idea de dar libertad total a los países miembros a la hora de establecer los productos que se pueden gravar a tipos reducidos. Un cambio así, según dijo, puede generar distorsiones y son muchos los estudios e informes que apuntan en la dirección contraria.

En cualquier caso, Ferre reconoce que el IVA va a ser el protagonista del debate político en Europa en los próximos años, igual que el subdirector general de impuestos sobre el consumo de la Dirección General de Tributos, Ricardo Álvarez, que se mostró convencido de que el IVA, tal y como lo conocemos, es casi cosa de la historia.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba