Motor

Tras los ERTE, los ERE: Ford despedirá a 400 trabajadores; Nissan, en peligro de cierre

Las fábricas españolas de turismos sufren la crisis en mayor o menor medida. Algunas como la de Ford en Almussafes despedirá a más de 400 trabajadores mientras que en Nissan Barcelona temen incluso el cierre de la planta

La planta de Ford en Almussafes plantea realizar un ERE para 410 trabajadores debido a la caída de producción.
La planta de Ford en Almussafes plantea realizar un ERE para 410 trabajadores debido a la caída de producción.

Aunque poco a poco las fábricas españolas de turismos están retomando la producción en la mayoría de los casos afectadas por diversos ERTE –las del grupo PSA han sido las últimas en retomar la actividad aunque a un ritmo muy bajo todavía– algunas como las de Ford en Valencia y Nissan en Barcelona avanzan hacia despidos fruto de los problemas de falta de producción que están sufriendo.

Así, los representantes de la dirección de la planta de Ford Almussafes y de los trabajadores retomarán hoy martes la negociación de un expediente de regulación de empleo (ERE) que contempla 410 despidos, una situación que ya venía de fechas anteriores al estado de alarma pero estos dos meses de crisis sanitaria no ha hecho sino empeorar las cosas. La empresa ya presentó la documentación del ERE en una primera reunión celebrada el pasado 10 de marzo, antes de que la crisis sanitaria paralizara la producción de la factoría, ahora inmersa en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) por causas organizativas y productivas derivado del ajuste por fuerza mayor aplicado durante el parón.

El 4 de mayo la planta valenciana retomó la actividad con el 60% de la plantilla, unos 4.400 trabajadores de un total de más de 7.000 y, una semana después de ese comienzo de producción, inicia ahora la negociación de los despidos por la bajada de producción en 100 unidades diarias y la eliminación de una parte del turno de noche de la planta de Montaje. El sindicato UGT, mayoritario en la planta, ha reclamado que el ERE se abra a toda la fábrica y se minore la cifra del excedente de empleo con la puesta en marcha de la nueva planta de baterías, una vez esté asegurado que el 100% sea plantilla de Ford. Estas dos condiciones, según este sindicato, deben ser aceptadas para poder negociar en la búsqueda de un acuerdo que se base en la voluntariedad.

Los representantes de los trabajadores han señalado que la crisis sanitaria y económica añade una dosis más de incertidumbre, y el impacto definitivo que pudiera tener aún es pronto para cuantificarlo, por lo que creen que la dirección de la empresa debe dejar de lado cualquier tentación que le pudiera llevar a justificar las condiciones del ERE como consecuencia de la covid-19. Han recordado que en 2010 concluyó la negociación de un ERE que suponía 600 despidos con un acuerdo de UGT con la dirección sobre la puesta en marcha de un plan de bajas incentivadas con diferentes modalidades.

Respecto a las medidas de protección sanitaria que sigue la plantilla desde su vuelta a la actividad, asegura que esta primera semana se ha superado sin sobresaltos y el reto es continuar así semana tras semana en una situación que conlleva muchos riesgos.

Miedo al cierre de Nissan

Más nubarrones todavía se ciernen sobre la planta de Nissan en Barcelona, en la que está en juego el futuro de los más de 3.000 trabajadores que tiene la fábrica, pero también los casi 20.000 empleos indirectos que genera la planta en las empresas auxiliares. Y es que después de los muchos problemas por los que está pasando, con una continua caída de la producción que le ha llevado a los días pre estado de alarma a funcionar al 20% de su capacidad, se ha unido la crisis económica derivada de la sanitaria que está poniendo en juego el futuro de Nissan en Barcelona.

Unos problemas que ha llevado a los trabajadores a anunciar una huelga indefinida a pesar de haber recibido un pedido de Mercedes-Benz para producir casi 2.000 unidades de su Clase X, y que debido a la huelga no van a poder cubrir. La falta de respuestas de la directiva después de varios días de huelga indefinida hace mella entre los trabajadores, que creen que la decisión de cerrar la fábrica de Barcelona está tomada. "La empresa está desaparecida", señala Xavi Hernández, secretario general de UGT Zona Franca. "En otra situación hubiese presionado para empezar una mediación, pero no han dicho nada. Creemos que la decisión ya está tomada".

El plan de negocio a medio plazo que la multinacional japonesa presentará el próximo 28 de mayo, adelantado el miércoles por la agencia Reuters, prevé que la empresa se retire de Europa y concentre su actividad en EE. UU., China y Japón. El nuevo plan, según los trabajadores, implicará el cierre de la planta de la Zona Franca. "Todos los indicios que tenemos nos llevan a pensar esto", señalan desde UGT. "La empresa no apuesta un duro por nosotros".

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba