El director general de Participación Ciudadana y Procesos Electorales de la Generalitat de Cataluña, Ismael Peña-López, ha planteado este domingo "suspender" la publicación de los resultados de los comicios catalanes la misma noche electoral si muchas personas no hubieran podido votar porque no se hubieran constituido sus mesas.

En una entrevista de Rac 1 recogida por Europa Press, Peña-López ha justificado esta medida para que, en aquellas mesas que se tuviera que votar después del 14 de febrero, los electores no puedan efectuar un voto "táctico" porque ya sabrían los votos de la gran mayoría de la población.

"Si son muchas personas, podría afectar el sentido del voto de las personas que van a votar el martes porque podrían hacer un voto mucho más táctico, con mucha más información que la que tenían sus conciudadanos el domingo", ha explicado.

Por ello, la Generalitat abre la puerta a suspender, no la recepción de datos, sino la publicación de cualquier dato: "Hasta estamos planteando ni sumar los datos para que no pueda haber ninguna filtración".

Sobre cuándo se decidirá, ha dicho que habrá suficiente tiempo entre que se sabe qué mesas no se han podido conformar --a las 10.00 horas-- y cuando cierran los colegios electorales --a las 20.00 horas--: "Tendremos tiempo de sobra para parar la máquina y ver qué podemos hacer".

"Tendremos tiempo suficiente para, si creemos que el porcentaje es muy sensible, hablar con las candidaturas y las juntas electorales para ver qué decidimos", ha asegurado, en relación al porcentaje de mesas sin conformar.

Test de antígenos

Peña-López ha explicado que las personas llamadas a controlar las mesas electorales recibirán un SMS para que se hagan un test de antígenos entre el 9 y el 12 de febrero.

Aun así, también se difundirá esta información por Internet porque "es muy difícil tener la lista definitiva" de titulares y suplentes debido a las alegaciones que se están presentando.

Y para limitar el número de mesas que queden sin conformar, se podría "coger a suplentes que han quedado libres" para ponerlos en otras mesas cercanas.

"Al que le toque en Martinet de Cerdanya (Lleida) y tenga que ir a Puigcerdà (Girona), tendrá que coger el coche y hacer 15 ó 20 minutos", ha añadido, y no descarta que cuerpos de seguridad o taxistas se ocupen de transportar a estas personas.