Algunos políticos de Ciudadanos se han escapado a las purgas en el Gobierno de la Comunidad de Madrid y sus organismos dependientes. Es el caso, según le cuentan a este Buscón, de Silvia Roldán Fernández, la consejera delegada del Metro de Madrid, que en la mañana de este lunes ha sido ratificada en su cargo pese a ser una apuesta personal del ya defenestrado Ignacio Aguado.

Roldán seguirá al frente del Metro pese ser parte de la cuota 'naranja' en las instituciones madrileñas e, incluso, haber concurrido en las pasadas elecciones autonómicas en el puesto 31 de la lista que encabezaba Ignacio Aguado.

La continuidad de Roldán llama aún más la atención al estar en una Consejería que lideraba la 'bestia negra' del PP madrileño, Ángel Garrido, aquel al que Miguel Ángel Rodríguez, el hombre que más influencia tiene en la presidenta Isabel Díaz Ayuso, calificó varias veces de "tránsfuga de mierda" por su fichaje sorpresa por parte de Albert Rivera.

Garrido fue inmediatamente destituido de la Consejería de Transportes, como el resto de consejeros de Ciudadanos, en cuanto Ayuso convocó elecciones y disolvió la Asamblea. Su puesto, de manera interina, lo ocupa David Pérez, que acumula junto a su cartera de Vivienda la de Transportes.

Poco después, Garrido fue defenestrado de todos los cargos en las instituciones que dependían de su Consejería. En el primer Consejo de Gobierno ordinario solo con consejeros del PP, la pasada semana, se le destituyó como presidente del Consorcio Regional de Transportes y en la empresa "Metro de Matrid, S. A.". En ambos puestos fue sustituido por David Pérez.

El sueldo de Roldán: 97.277,4 euros

Sin embargo, a la 'furia' contra todo lo que tenga un color naranja ha resistido Silvia Roldán, la primera mujer consejera delegada del Metro que ha sido ratificada en un cargo que lleva desde octubre de 2019 -poco después de que se constituyera el Gobierno entre populares y naranjas de la Comunidad- y que le permitirá al menos durante un par de meses más cobrar la suculenta nómina mensual correspondiente a los 97.277,40 euros anuales, según el portal de Transparencia de la Comunidad.

Las razones que, según le cuentan a este Buscón, están detrás de esta decisión de mantener a Silvia Roldán al frente del Metro son, por un lado, que para cuarenta días, "de lo que se trata es de que la gestión no se detenga y no conviene hacer muchos más cambios para tan poco tiempo". Algo que no se pudo tener en cuenta con el jefe de gabinete de Garrido, fichado hace poco más de un par de meses del diario El Mundo. Además, y según fuentes de la Consejería, en el caso de Silvia Roldán "no hay una mala gestión ni nada que aconseje su cese".

Otras fuentes indican que mantener en el puesto a una política amiga de Aguado y que fue en las listas de Cs, es también "un guiño" al electorado naranja y "a los buenos profesionales" de sus listas y a los que, en el futuro, pueden "echar el lazo"

Pero otras fuentes indican que mantener en el puesto a una política amiga de Aguado y que fue en las listas de Ciudadanos, es también "un guiño" al electorado naranja y "a los buenos profesionales" que estaban en sus listas y a los que, en el futuro, pueden seguir "echando el lazo". No en vano, Roldán es una ingeniera que, antes de ser nombrada consejera de Metro, desempeñó durante 15 años cargos de responsabilidad en Adif.

Y las mismas fuentes recuerdan que en otra Consejería, la de Cultura, con cuya titular, Marta Rivera, la presidenta Ayuso mantiene una muy buena relación, los populares no han destituido prácticamente a nadie de sus equipos salvo a la propia consejera en lo que se entiende como un gesto de que se cuenta con ella después de las elecciones. ¿Sucederá lo mismo con Silvia Roldán, la resistente consejera delegada del Metro?