El coordinador autonómico de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid y exvicepresidente de la región, Ignacio Aguado, ha anunciado este jueves que renuncia a ser el candidato de su partido en las elecciones autonómicas que celebrará la región el próximo 4 de mayo. Además, ha propuesto que el candidato sea Edmundo Bal, portavoz nacional del partido naranja.

"Ciudadanos va a salir a darlo todo, a demostrar que somos más necesarios que nunca. No tengo ninguna duda de que el mejor candidato posible para presidir la Comunidad de Madrid es Edmundo Bal", ha afirmado Aguado en una declaración sin preguntas de la prensa.

El exvicepresidente madrileño se ha emocionado en el momento de los agradecimientos. Un poco antes, ha desvelado que este jueves llamó por teléfono a Bal para pedirle que encabezase la candidatura. "Creo que el mejor eres tú. Los madrileños ganan más contigo que conmigo", le dijo Aguado.

Bal ha aceptado el ofrecimiento y ha dicho a continuación que no quiere que le "arrebaten el centro" a Ciudadanos. "Me niego que gobiernes los extremos y la polarización. No hay dos polos, dos bandos, dos Españas. Está Ciudadanos", ha exclamado antes de advertir de que defenderá "políticas moderadas, sensatas y de centro" durante la campaña electoral.

Bermejo se retira de las primarias

Si bien el rival de Aguado en 2019, Juan Carlos Bermejo, anunció que se presentaría a las primarias, el pasado martes señaló que se retiraría de la carrera si Bal daba un paso al frente. Y a los pocos minutos del anuncio en la sede nacional ha cumplido con su palabra.

La presidenta madrileña en funciones, Isabel Díaz Ayuso, convocó los comicios tras la moción de censura que presentaron en Murcia de forma conjunta el PSOE y Ciudadanos para desbancar al PP, por miedo a que su socio en el Ejecutivo regional hiciese algo parecido en Madrid. La moción de censura en la Región de Murcia, votada este jueves, no ha salido adelante debido a que algunos diputados de Cs dejaron el partido y votaron a favor de la continuidad de Fernando López Miras.

El partido que lidera Inés Arrimadas vive una gran crisis interna, especialmente tras el pacto con el PSOE en Murcia. Numerosos diputados y cargos han abandonado el partido, entre ellos algunos dirigentes como Toni Cantó, quien se ha mostrado muy crítico con la dirección de Arrimadas.