Eva García Sáenz de Urturi ha ganado el Premio Planeta 2020 y la periodista Sandra Barneda ocupa el puesto de finalista. El fallo del jurado se ha dado a conocer este jueves en una ceremonia atípica, no porque se anunciara en medio de una ciudad en llamas, como ocurrió el año pasado, sino porque el Coronavirus ha obligado a sus organizadores a interrumpir la clásica cena que se celebra en Barcelona todos los 15 de octubre desde 1962.

En lugar de la gala, que comienza a las 21.00 y se extiende hasta pasadas las once, este año se ha celebrado una ceremonia más pequeña, a las 19.00, en el Palau de la Música Catalana, en Barcelona, en un formato diferente al habitual y adaptado a las medidas por la pandemia del coronavirus.

El jurado del Premio Planeta 2020, integrado por Fernando Delgado, Juan Eslava Galán, Pere Gimferrer, Carmen Posadas, Rosa Regàs y Belén López, como secretaria con voto, ha elegido a la ganadora y finalista de entre una selección final de diez candidatos. Este año fueron remitidas 582 novelas, la mayoría de España (301), seguidas de Sudamérica (101 obras), Norteamérica (53) y el resto de Europa (16). El galardón, dotado con 601.000 euros para la obra ganadora y 150.250 euros para la finalista.

La ganadora Eva García Sáenz de Urturi publicó en 2012 su primera novela La saga de los longevos que se convirtió en un fenómeno de ventas y fue traducido al inglés con una gran acogida tanto en Estados Unidos como en Reino Unido. En 2014 vio la luz la segunda entrega de la saga, Los hijos de Adán, y también la novela histórica Pasaje a Tahití.  En 2016, García Sáenz publica El silencio de la ciudad blanca y a la que siguió Los ritos del agua.

En una operación parecida a la delPlaneta 2019, la finalista de este año, la periodista, presentadla de televisión y escritora Sandra Barneda abandona Penguin Random House y se incorpora al Grupo Planeta. Se dio a conocer con Reír al viento, su primera novela, un fenómeno que tuvo buena acogida de los lectores. Con su segunda novela, La tierra de las mujeres, refrendó el éxito con 200.000 ejemplares vendidos. Tras su debut en la no ficción en 2016 con Hablarán de nosotras, Sandra Barneda publicó Las hijas del agua. 

Un año duro, también para la industria 

No ha sido un buen año para nadie. La industria editorial no escapó a los estragos de la covid19.  Sus citas más importantes, Sant Jordi y la Feria del Libro de Madri, han debido cancelarse o postergarse. Aunque los editores, libreros y distribuidores, reunidos en la Federación de Cámaras del Libro (FEDECALI), han recibido positivamente las medidas de liquidez, pero reprochan a la Dirección General del Libro que no se haya puesto en marcha ninguna de las medidas solicitadas en mayo de este año. 

Desde la declaración del Estado de alarma hasta ahora el gremio ha sufrido pérdidas tremendas a causa de la covid-19, empezando por la no celebración de sus principales citas. La industria del libro constituye el primer sector cultural del país por sus datos de facturación, cuenta con un tejido empresarial formado, fundamentalmente, por pequeñas y medianas empresas, que son las que padecen los efectos del parón. Los dos grandes grupos: Planeta y Penguin Random House han decidido reprogramas sus catálogos y reorientar sus lanzamientos, para sobrellevar el impacto económico de la pandemia.