Hoy comienza oficialmente el verano, así que hemos querido compartir las grabaciones que marcarán los siguientes tres meses, sean ustedes rockeros, reguetoneros o flamencos ( incluso jubilados con tendencia a la nostalgia). Todavía quedan lanzamientos por llegar, desde Adele a Lady Gaga, pasando por Drake, pero tiene toda la pinta de que los himnos triunfales del segundo verano de la pandemia seguirán siendo en su mayor parte de chiringuito y cantados en español. Pasen, descubran y no se corten en dejar en comentarios señalando dónde nos hemos equivocado.

“La inocencia” (Israel Fernández con El Guincho)

Es solo una canción, pero qué canción. Israel Fernández es el discípulo más destacado de la escuela camaronera, famoso por su apuesta por la fusión de ‘flamenco con flamenco’ (es decir, por la pureza del género). Ahora hace una excepción para introducir electrónica, de la experta mano de El Guincho, obteniendo resultados cien por cien emocionantes. “Salgo de mi casa al campo/ solo con el pensamiento/ mira que estamos de paso/ la vida es solo un momento”, recita un coro infantil antes de que entre el cantaor. Luego Fernández y el gran guitarrrista Diego Del Morao hacen su magia con unos fandangos de Huelva que se clavan en la piel y en los oídos. Todo un ejemplo de cómo llevar el flamenco al siglo XXI sin convertirlo en bisutería urbana o en experimento pseudovanguardista.

“Mediterráneo” (Joan Manuel Serrat)

No se cumple medio siglo todos los días, mucho menos con la frescura y fluidez de estas canciones. Estamos ante un disco imperfecto, donde también hay tópicos y versos de bachillerato, pero se impone la grandeza de un puñado de canciones compuestas por un Serrat de 27 años, rebosante de inspiración y de hedonismo. “Nadie hasta entonces había escuchado un cantante en castellano, joven, desafiante, guapo, que cantara canciones inteligentes que sobresalían del resto de los artistas de la época, dejándolos a años luz, con sus antiguallas, que era comprensible para todo el mundo y se situaba cerca de las clases populares y obreras (que entonces todavía existían). Creo que a eso se le llama un cantante popular”, nos dijo Xavier Baró en el amplio reportaje que publicamos en Vozpópuli.

“Necesario” (Morad)

Escogemos esta canción como podríamos haber preferido cualquiera de las otras que acumulan millones de visitas en Youtube. El rapero recién entrado en la veintena, nacido en Hospitalet de Llobregat y de origen marroquí, es uno de los preferidos de la juventud española porque expone con naturalidad, gracia y crudeza los conflictos de los chavales de barrio. En los últimos años, el pop se ha convertido en un espacio irreal, rebosante de modelos, deportivos y piscinas, pero Morad consigue ser adictivo sin renunciar a explicar la realidad de la calle. Basta escuchar “Toca”, “¿Qué pasa?” o su colaboración en “Frontera nada” de Tiww Tiww. Un artista llamado a marcar época.

“Dios los cría” (Andrés Calamaro)

Majestuoso, sencillamente majestuoso es el nuevo disco de himnos en formato dueto de Andrés Calamaro. Se trata de un trabajo donde confirma su condición de aguja que cose las dos orillas hispanoparlante del océano, acercando a la nuestra figuras tan disfrutables (y no suficientemente conocidas) como Vicentico, Mon Laferte y León Gieco, entre otros. Lo importante es el alto voltaje emocional de las canciones, que dan una vuelta a las originales gracias al poderoso equipo que forma Calamaro con el productor Carlos Narea y el pianista Germán Wiedemer. “Este disco es Bill Evans para las masas”, nos dijo hace unos días, cuando le entrevistamos.

“Krazy” mixtape (OldPurp)


Se llama Óscar Martínez, tiene 21 años y en solo tres temporadas se ha convertido en uno de los nombres más prometedores de la escena urbana española. Le respalda su trabajo con 808 Mafia, Yung Beef, Pablo Chill E, La Zowi, Kaydy Cain… Ahora presenta Krazy (La Vendición Records), una 'mixtape' macarra, intensa y adictiva que lo tiene todo para arrasar este verano. Su música irradia la determinación de quien ha llegado para partir el bacalao. Por eso en Vozpópuli apostamos por productores como él o como Mark Luva (beatmaker de La Zowi) para llevar al siguiente nivel a la escena urbanas española.

“Bebé” (Camilo y El Alfa)

Sobran los motivos para que caiga mal Camilo, desde su bigote ‘Zoolander’ hasta esas entrevistas donde se presenta como paladín de la música latina ‘limpia’, sin las metáforas lúbricas del reguetón. Gracias a este toque ‘fashion’ y moñas se ha convertido en superventas y en adorado por las principales instagramers españolas, además de ídolo de ‘fans’. Más allá de su imagen, el colombiano ya es un fenómeno pop internacional gracias a sus canciones cálidas, cariñosas y muy contagiosas. Pepinazos como “Bebé”, “Millones” y “Machu Picchu” van a sonar estos meses sin pausa, marcando nuestros recuerdos veraniegos. Y es que todos necesitamos de vez en cuando una canción blandita tipo Camilo, Prince Royce o el “Calma” de Pedro Capó, que arrasó hace un par de veranos.

“Bob Dylan revisited” (Varios artistas)

Hay cumpleaños que no pueden ignorarse en el planeta rock. Entre ellos, por supuesto, destaca el ochenta aniversario de Bob Dylan, un autor que ha marcado la música popular en la segunda mitad del siglo XX. Curiosamente este disco de versiones, publicado por la revista británica Uncut, no puede encontrarse en Amazon o Spotify, pero sí es fácilmente localizable en Youtube. Aquí podemos encontrar a artistas de culto como Low, Flaming Lips, Richard Thompson, Cowboy Junkies y Fatoumata Diawara haciendo sólidas revisiones del repertorio dylaniano. Denle una oportunidad, que no se arrepentirán.

“Fulanito” (Becky G y El Alfa)

No ha sido una temporada especialmente buena para las artistas femeninas. La reina Shakira volvió menos en forma que de costumbre con “Girl like me” y en el resto no hay triunfadoras claras. Lo más parecido a un pelotazo veraniego que hay en este año con discotecas a medio gas es el himno “Fulanito”de Becky G. La estadounidense de origen mexicano no sea anda con tonterías y se marca un ritmo rompecaderas sobre el paraíso de conectar plenamente con tu pareja en vacaciones.

No es el típico himno de empoderamiento, sino más bien de rendición al amor; empieza con la frase “Qué manera, cómo el consigue de mí lo que quiera/quedé partía desde la primera". Más que empoderada, suena poderosa y capaz de animar a cualquiera que la escuche. Por cierto, que El Alfa está ocupando este verano el papel de 'escudero de oro' de Myke Towers en 2020; insuperables sus versos "Zapatos Louboutin, cartera Louis Vuitton/ le gustan las Supremes y a mí su chapón-pón".

“El madrileño” / “Tiny desk (home) concert” (C. Tangana)

No solo estamos ante grabaciones relevantes por su numero de clics, sino sobre todo por la capacidad de su autor de leer el momento pop y apostar por caminos improbables para un artista 'cool'. Por ejemplo, ese flamenquito que lleva siendo parte esencial del pop español desde Ketama a Canelita. Tangana no solo ha compuesto el último clásico del pop español (“Tú me dejaste de querer”), sino que ha presentado en sociedad a artistas talentosos como el mexicano Carin León, ha demostrado que puede compartir micrófono con los grandes (Calamaro, Kiko Veneno, La Húngara...) y ha confirmado ser capaz de diseñar conceptos pop redondos, como el propio álbum, una reividincación del madrileñismo cordial, cercano y cosmopolita.

“No quiero amor” (Omar Montes)

Hablamos del artista más escuchado en Spotify en España en 2020, que mantiene el pulso creativo este año. Su canción se inspira en el paradigma de hedonismo dominante en la juventud española (“Aquí nadie ha sido fiel”) . Sabe a reguetón clásico, con otros ingredientes caribeños, e incluso se menciona a Daddy Yankee, Tego Calderón y Don Omar. Quienes pensaban en 2004 que el reguetón se esfumaría en un par de temporadas pueden encontrar aquí la prueba de su poder de seducción de largo alcance. Omar Montes ha venido para quedarse y estará en todo lo alto hasta que se canse.