Política

Podemos agitará el voto joven para frenar a Sánchez y desgarrar al PSOE

La formación de Iglesias no piensa permitir ser escorada al espacio que antes ocupaba IU y prepara una contraofensiva, según fuentes del partido. Quiere aprovechar la brecha generacional para confrontar al socialismo de la "triple alianza" (por PP y C's) con el de la militancia más activista.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el mitin del pasado 20 de mayo.
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el mitin del pasado 20 de mayo.

En el seno de Podemos no han pasado inadvertidas las palabras que pronunció Pedro Sánchez el pasado jueves en la Feria del Libro de Madrid. "Yo, en particular, me siento muy próximo a los votantes de Podemos", señaló el secretario general electo del PSOE. Fuentes del partido morado consultadas por Vozpópuli ven aquí toda una declaración de intenciones de Sánchez ("Está claro que va a bajar al barro para recuperar los votos que se le fueron", apuntan dichas fuentes). Sin embargo, Podemos y sus confluencias no van a permitir un regreso al bipartidismo, ni ser escorados al espacio que antes ocupaba Izquierda Unida (IU). En este sentido, a la hora de perfilar su contraofensiva, están trabajando con una línea actuación, entre otras, que consideran esencial: movilizar el voto joven, comentan las fuentes citadas.

Esta acción, precisan, es de vital importancia para Podemos, puesto que no sólo le permitirá afianzar a sus votantes de esta franja de edad (entre 18 y 45 años), sino que le servirá también para sacar rédito a la "división" del PSOE mientras "siga sin decantarse". Aunque tales fuentes sitúan ahora al PSOE en un "proceso de transición", dudan mucho que supere las diferencias internas. Aquí hablan de "dos sensibilidades" que, a su juicio, son ya "imposibles de integrar" debido al "cambio generacional": una, la que "se alinea con el régimen" y, otra, la que apuesta por "defender los derechos de la gente desde una representación política nueva, sin hipotecas con el pasado". De esta forma, redoblando la apuesta por el voto joven, el partido morado buscará frenar a Sánchez y, al mismo tiempo, desgarrar al PSOE, aprovechando esa brecha entre generaciones para confrontar al socialismo de la "triple alianza" (en alusión a su relación con PP y Ciudadanos) con el de la militancia más activista.

Precisamente, la desmovilización del voto joven fue uno de los factores que más influyeron en que Podemos no lograra el ansiado sorpasso al PSOE en las elecciones generales del 26-J. Más allá de la volatilidad que los expertos en democracia atribuyen a este voto, hubo una teoría interna que circuló por las filas moradas y trató de dar explicación a esa desmovilización: las simpatías que esta formación había despertado entre los jóvenes se tornaron en abstención cuando vieron que Podemos concurría a las urnas de la mano de Izquierda Unida (IU), una fuerza tradicional, muleta del PSOE en otros tiempos y venida a menos. De hecho, ambas formaciones se dejaron un millón de votos con respecto al 20-D, al que se presentaron por separado.

Podemos buscará sacar rédito a la "división" del PSOE mientras "siga sin decantarse", dicen fuentes del partido

En clave electoral, los estrategas de Podemos son conscientes de que todavía están lejos del PSOE en el voto de mayor edad y pensionista, pero dar la vuelta a esta circunstancia no es algo que inquiete ahora a la formación morada, comentan las fuentes citadas. En realidad, lo que consideran prioritario es ir haciendo ese trabajo de campo de captación de votantes entre los menores de 45 años, fidelizando a los que apostaron por sus siglas en ambos comicios, reteniendo especialmente a los exvotantes socialistas y arañando nuevos apoyos en la militancia del PSOE más a la izquierda.

Y es que de ese millón de votos que Unidos Podemos se dejó en el camino entre 20-D y el 26-J el grueso se debió a la abstención, pero también hubo una parte de fuga hacia el PSOE. Éste fue el caso de antiguos votantes socialistas que confiaron en Podemos en su estreno en unas elecciones generales, pero que volvieron al partido del puño y la rosa desencantados con el proyecto morado tras su ingreso en la vida parlamentaria. Podemos consiguió arrancar al PSOE casi 1,5 millones de votos en su debut del 20-D, siendo su principal fuente de ingresos, por delante incluso de los 1,3 millones que procedían de la abstención (no votaron en las elecciones de 2011).

"Suenan bien"

Entretanto, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, calificó de buena noticia este viernes que Sánchez diga sentirse próximo a los votantes de Podemos, pero le advirtió que debe pasar "a los hechos" porque "los ciudadanos ya no se dejan engañar". "Cada vez confían menos en lo que se dice en campaña y quieren hechos", recalcó. Junto a ello, Iglesias manifestó que a pesar de que las propuestas que ha lanzado Sánchez en la campaña de las primarias socialistas "suenan bien", ahora le toca "demostrar que es capaz" de hacerlas realidad, enfatizó el dirigente morado.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba