Mercado del automóvil

PSA trata de calmar a los trabajadores de Opel: "Estén tranquilos"

El grupo automovilístico PSA ha cerrado hoy la compra  de Opel por 2.200 millones de euros para crear un gigante europeo del automóvil de envergadura mundial. La operación da paso al segundo constructor europeo de coches, solo por detrás de Volkswagen.

Mary Ibarra, Carlos Tavares, y Karl-Thomas Neumann.
Mary Ibarra, Carlos Tavares, y Karl-Thomas Neumann. EFE

El presidente del grupo PSA, Carlos Tavares, ha enviado un mensaje de tranquilidad a los trabajadores españoles de todas las marcas de su nuevo grupo. "Estén tranquilos", dijo Tavares en español durante la conferencia de prensa organizada en París junto a la responsable ejecutiva de GM, Mary Barra. El directivo del grupo automovilístico francés ha afirmado que hablará con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y que en cuanto su agenda se lo permita visitará la planta de Opel en Figueruelas (Zaragoza).

Ha destacado que PSA, gracias a "una implantación muy fuerte en España" con sus factorías de Vigo y Madrid, conoce "todas las calidades que tiene el país", que son las que le han permitido que la producción automovilística haya aumentado estos últimos años. Por eso, ha repetido a los trabajadores "que estén tranquilos porque lo que buscamos juntos es la eficiencia". "En España -concreta- tenemos colaboradores de calidad".

Desde CCOO esperan que la venta tenga resultados positivos en las plantas de trabajo que las dos empresas tiene en España (Figueruelas, Vigo y Villaverde), y creen que juntas podría rebasar por si solas el millón de unidades, lo que generaría una economía de escala con efectos beneficiosos. "Según la empresa, si se mantuvieran los acuerdos de adjudicación existentes de nuevos modelos en las tres plantas, podrían fabricarse más de un millón de vehículos en España", señala Joaquín Ferreira Martínez, responsable del sector de automoción de la Federación estatal de CCOO.

No obstante, considera muy "arriesgado" hacer una valoración hasta que PSA no muestre sus propuestas para cada centro de trabajo. "Preferimos esperar a hablar con los compañeros de las plantas y que nos expresen sus inquietudes", añade. El próximo martes 7 de marzo a las 12 horas, se reunirán representantes de las tres factorías, junto al secretario general de CCOO de Industria y a su secretario de Automoción, para estudiar con especial detenimiento el impacto que tendrá la operación sobre las empresas proveedoras y cada uno de sus riesgos y oportunidades. 

UGT coincide en su intención de ser prudentes y esperar. Juan Manuel Gómez Rey, actual miembro del Comité Mundial de PSA por UGT en España, cree que para la empresa es una buena noticia, pero exigen que no haya ningún impacto en el empleo de ninguna fábrica y, en concreto, en las que tiene el grupo en España. "Tavares se ha comprometido a respetar los acuerdos existentes, pero lo importante es que todas las fábricas tengan la posibilidad de continuar", añade. En cuanto a un posible encuentro para valorar la situación, asegura que, antes de la adquisición, se estuvo organizando una reunión entre los dos comités mundiales; un contacto que prevé que se retomará en los próximos días.

El segundo fabricante mundial

El grupo automovilístico PSA Peugeot Citroen anunciaba este lunes la compra al estadounidense General Motors (GM) de su filial Opel/Vauxhall en una operación de 2.200 millones de euros, que le convertirá en el "número dos" del sector en Europa. La compra se desglosa en la adquisición, por una parte, de Opel/Vauxhall por 1.300 millones de euros, y por otra la de la filial financiera de GM en Europa por 900 millones,  según ha precisado PSA en un comunicado.

PSA espera con esta adquisición la que aumenta su cuota de mercado en Europa al 17 % (el pasado año su producción conjunta fue de 2,95 millones de vehículos), realizar 1.700 millones de euros de sinergias anuales de aquí a 2026, que en "una parte significativa" se deberían conseguir de aquí a 2020.

Unos ahorros que, según ha subrayado el fabricante francés, "deberían contribuir a acelerar la recuperación de Opel/Vauxhall", en referencia a la delicada situación financiera de la empresa, que lleva 16 ejercicios consecutivos de pérdidas: 257 millones de dólares (unos 242 millones de euros) en 2016 después de los 813 millones de 2015.

En concreto, el nuevo propietario confía en que Opel/Vauxhall consiga un margen operativo corriente del 2 % de aquí a 2020 y del 6 % para 2026, además de generar un flujo de caja operativo positivo de aquí a 2020. El presidente de PSA, Carlos Tavares, que ha manifestado su satisfacción por el compromiso con GM sobre Opel/Vauxhall, se comprometió a "continuar el desarrollo de esta gran empresa y a acelerar su recuperación".

Tavares aseguró que su voluntad es gestionar PSA y Opel/Vauxhall aprovechando "las identidades de las marcas respectivas", y a ese respecto señaló que con los "excelentes modelos" que ya han desarrollado ambos grupos para el mercado europeo, está convencido de que la filial europea de GM "es el buen socio". "Para nosotros, es una prolongación natural de nuestra alianza y estamos impacientes para pasar a una velocidad superior", añadió.

La adquisición por 900 millones de euros de la filial financiera de GM en Europa, que da servicio a 1.800 concesionarios de 11 países, la llevarán a cabo PSA y el banco BNP Paribas con una participación del 50 % cada una. Ese negocio había representado un flujo unos 9.600 millones de euros a finales de 2016, de los cuales alrededor de 5.800 millones financiados con depósitos o titulización.

La presidenta de GM, Mary T. Barra, señaló que para su empresa la cesión "constituye una nueva gran etapa en el actual desplegado actualmente para mejorar nuestra eficiencia y acelerar nuestra dinámica", antes de recordar que esa transformación les está permitiendo obtener "resultados récord y sostenibles para nuestros accionistas".

En la práctica, la "mejora inmediata" del EBIT ajustado, del flujo de caja libre ajustado para la actividad automovilística, y la reducción del riesgo de su balance, permitirá a GM, según sus cálculos, disminuir en 2.000 millones de dólares sus necesidades en liquidez. Eso abrirá la posibilidad de incrementar las compras de acciones "en función de las condiciones del mercado".

GM seguirá "expuesto al éxito" del que va a ser el "número dos" del mercado europeo, ya que tendrá bonos de suscripción de acciones de PSA. Además, las dos compañías prevén colaborar en el despliegue de tecnologías del coche eléctrico, se mantendrán los acuerdos existentes para el aprovisionamiento de algunos modelos con las marcas Holden y Buick, y PSA podría aprovisionarse a largo plazo en sistema de pilas de combustible con el consorcio GM/Honda.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba