Independencia de Cataluña

El PSOE apoya una intervención "muy limitada" y lo "más breve posible"

Los socialistas esperan a declarar su respaldo a las medidas que ponga en marcha el Gobierno en respuesta a los independentistas a que las anuncie Moncloa el próximo sábado.

El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos
El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos EFE

El PSOE coincide con el Gobierno en que es necesario acudir al artículo 155 de la Constitución ante la "inadmisible" respuesta que ha dado la Generalitat a los requerimientos para que aclare si proclamó la independencia en Cataluña. En este punto, los socialistas apuestan por una "intervención muy, muy limitada" y durante un tiempo "lo más breve posible" y no adelantan en qué se va a sustanciar. Hasta que no se conozca el paquete completo no avanzan si el apoyo del PSOE será "absoluto" o "relativo" y en "qué grado".

Porque la iniciativa le corresponde al Gobierno. Así lo ha señalado el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, en una comparecencia en Ferraz después de que el Gobierno anunciara la activación definitiva del artículo 155 y la celebración de un próximo Consejo de Ministros extraordinario el sábado para acordar las medidas.

Ábalos ha insistido en que es necesario ofrecer "certidumbre y seguridad" a todos los ciudadanos y el objetivo es que todo acabe en unas elecciones que se celebran en el tiempo más corto que permitan las circunstancias y la legislación. Cómo se llegará hasta ahí, es algo sobre lo que no se pronuncian.

Los socialistas mantienen la prudencia y no avanzan el escenario que se abrirá el sábado, aunque la comunicación con el Gobierno es muy intensa desde hace semanas, especialmente en los últimos días, y el portavoz del PSOE, Óscar Puente, avanzó que, si había que aplicar el 155, todas las medidas y los plazos serían "consensuadas" entre el Ejecutivo y el PSOE

Ahora, a 48 horas de que se conozca el plan del Estado, el PSOE se limita a explicar que cree que la intervención "tiene que ser breve" y "muy, muy limitada" a garantizar la prestación de los servicios públicos, que "no deben verse alterados en su funcionamiento". 

Intensos contactos entre el Gobierno y el PSOE

De la situación han hablado este jueves la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y la 'número cuatro' del PSOE, Carmen Calvo, que es experta constitucionalista, en Moncloa. Sus líderes no coinciden hoy en Madrid: el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, está en Bruselas desde ayer y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, viajará esta misma tarde.

El encargado de trasladar la postura oficial del partido ha sido Ábalos, muy duro con la segunda respuesta de Puigdemont al requerimiento del Gobierno. El secretario de Organización ha recalcado que el president sigue apelando a unas leyes que han sido anuladas por el Tribunal Constitucional y a los resultados de un referéndum "sin garantías ni controles" y ha defendido que el Estado de derecho "no puede ceder ante la inadmisible amenaza" que ha ofrecido como respuesta: declarar la independencia si hay 155.

Como tampoco pueden permitir que desde el Govern se hable de "represión política en España" ni aceptar su "tramposa oferta de diálogo", que plantean como el "fruto tardío" de presiones y en unas condiciones que no son admisibles para los socialistas: primero, porque sólo quieren hablar de "la marcha de Cataluña" de España y, segundo, porque pretenden hacerlo en unas condiciones de bilateralidad que no se pueden reconocer.

"No se negocia la integridad territorial de España y no asumimos la bilateralidad entre el Estado y un pretendiente a miniestado".

"No se negocia la integridad territorial de España y no asumimos la bilateralidad entre el Estado y un pretendiente a miniestado", ha remachado Ábalos, que ha subrayado que los independentistas han "renunciado clara y expresamente" al diálogo dentro del marco de la legalidad y en los espacios institucionales, como llevan ofreciendo los socialistas desde hace meses.

Y como van a seguir haciendo. Pese a que sólo han recibido negativas hasta ahora, y no hay nada que indique que vayan a hacer lo contrario, los socialistas sostienen que "hasta la votación final en el Pleno del Senado, siguen abiertas todas las ventanas al diálogo".

Pero si persisten en su actitud, el 155 seguirá adelante porque el Estado debe "poner fin" a la situación de "desasosiego e intranquilidad" en Cataluña y en el resto de España, pensando sólo en el "bienestar y el futuro" de todos. "Debe ser la premisa, nuestro compromiso es recuperar la normalidad lo antes posible para frenar el enorme deterioro de la convivencia que se está produciendo en Cataluña y que afecta claramente al sistema institucional en España", ha dicho. 

Cómo se hará es algo que se sabrá el próximo sábado en el Consejo de Ministros y de lo que los socialistas no quieren avanzar nada hasta ese momento. Cuando se anuncien, sostienen, el PSOE hará su valoración e interpretación en Ferraz. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba