PSICOLOGÍA

Por qué un apretón de manos importa, incluso con un robot

Darse la mano ha sido durante siglos un signo de confianza entre los humanos. Ahora, un equipo de psicólogos demuestra que nuestra percepción del otro mejora con el contacto, incluso con un autómata como intermediario.

El voluntario da la mano a un robot Nao que actúa de intermediario
El voluntario da la mano a un robot Nao que actúa de intermediario Universidad de Bath

Sobre el papel del apretón de manos en las interacciones humanas hay muchos trabajos en psicología y todos muestran la importancia del contacto físico en nuestra confianza en el otro. El peso del contacto humano es tal, que algunos trabajos demuestran que los camareros que tocan casualmente a sus clientes - incluso aunque estos no sean conscientes - reciben mayores propinas.

Los camareros que tocan a sus clientes reciben mayores propinas.

A los investigadores de la Universidad de Bath Chris Bevan y Danaë Stanton les apetecía comprobar si el apretón de manos tiene tanto peso psicológico incluso cuando lo realizamos a través de una máquina. Para comprobarlo, ambos diseñaron un experimento en el que participaron 120 voluntariosa los que se asignó indistintamente el papel de dos negociadores que se tienen que relacionar de manera remota. La particularidad de la prueba es que uno de ellos manejaba virtualmente un pequeño robot humanoide llamado Nao (diseñado por Aldebaran Robotics) y veía y escuchaba al otro a través de la cámara y micrófonos del autómata. El otro negociador solo tenía delante el robot y observaba las posiciones de su interlocutor siempre a través de los movimientos de éste, sin verlo directamente.

Para poner a prueba su hipótesis los investigadores diseñaron dos escenarios, en uno de ellos la negociación se llevaba a cabo entre ambas partes sin contacto y en otro mediaba un apretón de manos entre el humano y el robot. En esta prueba, el voluntario que manejaba a Nao remotamente también llevaba puesto una especie de guante que transmitía una vibración en respuesta al movimiento del interlocutor, en un saludo virtual que creaba una sensación de conexión entre ambos.

La cooperación fue notablemente superior cuando hubo apretón de manos con el robot

Lo más interesante es que el resultado de la prueba muestra que en aquellos voluntarios que se dieron la mano con el robot como intermediario la cooperación entre ambos sujetos fue notablemente superior que en aquellos en que no medió apretón. De alguna manera, una vez que se había establecido ese contacto entre ambos, la actitud de los negociadores hacia el otro cambiaba sutilmente a mejor. "Este experimento subraya lo importante que es el ritual de estrecharse las manos en la manera en la gente juzga a los demás", asegura Bevan. "Utilizando un avatar robótico hemos podido demostrar que este efecto sigue funcionando incluso cuando la persona no puede ver la cara del otro". Para Stanton, la capacidad para la cooperación será clave en las negociaciones que se hagan a través de interfaces como estos y será especialmente importante "avanzar en el desarrollo de sistemas robóticos que tengan aplicaciones valiosas para la sociedad". La próxima vez que alguien diseñe un robot, insisten ambos, deberá tener muy en cuenta la importancia de estos gestos en las personas.

Bevan prueba un sistema para que el robot mimetice el parpadeo del usuario

Referencia: Shaking Hands and Cooperation in Tele-present Human-Robot Negotiation  (Universidad de Bath)

--

Next es la sección de Ciencia y Futuro de Vozpópuli. No te olvides de seguirnos en Twitter


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba