Gourmet

80 grados, platos XS con un sabor XL

El restaurante 80 grados se ha convertido en uno de los imprescindibles de Madrid. Con dos locales, en Malasaña y en Las Tablas, ofrecen alta cocina de pequeño tamaño pero con un gran sabor. 

En la calle Manuela Malasaña, a dos pasos de la calle Fuencarral, y en Las Tablas, un barrio en el que se tienen sus sedes algunas de las multinacionales más importantes del país, encontramos 80 grados, un restaurante que ofrece una propuesta gastronómica que no deja indiferente. José Manuel Vidal y Óscar García, sus fundadores, han apostado por presentar la alta cocina en platos de pequeño tamaño. Sus creaciones están inspiradas en la cocina a baja temperatura, una manera de preservar el sabor y los nutrientes de los productos que ofrecen.

Obsesión por el trabajo estructurado

En su carta presentan una fusión de las mejores materias primas cocinadas con las técnicas más novedosas de la alta cocina. Así, en su cocina, se pueden encontrar desde los electrodomésticos más habituales hasta un roner, un aparato utilizado en laboratorios de química que mantiene el agua a temperatura constante y permite la cocción de los alimentos a esa ansiada baja temperatura.

El modo de trabajo de su cocina es más parecido a la organización de una cadena de comida rápida que un restaurante al uso. Su cocina está dividida en diferentes zonas en las que cada empleado tiene una función muy concreta. Una obsesión por el trabajo estructurado que permite que los platos salgan en muy pocos minutos. Este mismo modo de trabajar también provoca que se rompa una de las reglas clásicas de muchos restaurantes en las que hay un primero, un segundo y un postre, lo que obliga al comensal a romper sus esquemas sobre cuándo disfrutará de cada uno de los platos.

Platos mini con mucho sabor

Entre sus platos estrella están las croquetas que moldean con una máquina que permite hacer 2000 croquetas por hora, llegando a vender hasta 150 kilos de croquetas a la semana. Entre sus especialidades encontramos las clásicas croquetas de jamón ibérico o las de pularda asada.

El huevo trufado con patatas paja y jamón es otro de los platos más demandados, que se sirve en un vaso de cristal lo que permite ver cómo cambia el plato cuando lo atraviesa la cuchara. Además, entre todos sus mini platos también se pueden degustar empanadillas de langostinos al curry con kétchup de cereza o una original ensalada de quinoa, tomate, queso de cara y pesto de pistachos.

Si eres un amante del dulce el restaurante dispone de una deliciosa carta de postres, entre los que destacan la tarta de chocolate´s con polvo de fruta de la pasión y la leche con galletas y chocolate, un postre que sorprenderá al primer bocado y te transportará directamente a tu infancia.

Para acompañar a la comida, además, disponen de una variada carta de vinos con numerosas denominaciones de origen nacionales así como varios cocteles con el Dis-tinto de verano con espuma de limón como bebida reina. Un combinado muy especial en la que consiguen versionar de manera magistral esta bebida tan clásica en España. Además de carta de vinos, también disponen de una carta de combinados en la que muestran la gran diversidad de marcas de whisky, ron, vodka y ginebra de las que disponen

80 grados

Restaurante de Las Tablas: Calle Mirallos, 4 esq. Tierra de Melide. 28050. Madrid. Reservas: 914 270 245

Restaurante Malasaña: Calle Manuela Malasaña, 10. 28004. Madrid. Reservas: 914 458 351

Página webochentagrados.com

Precio medio: 20-25 €


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba