Gente

¿Quién es Marta Ortega en realidad?

Su nombre aparece desde siempre rodeado del mismo secretismo que acompañó a su padre durante años: Marta Ortega, hija menor de Amancio Ortega, es la heredera más misteriosa del país. Ahora un reportaje publicado en el próximo número de Vanity Fair descubre cómo ha sido su vida: la relación con su familia, el lugar que ocupa en el entramado empresarial de Inditex y “cómo gasta la fortuna del hombre más rico de España”.

Portada del número de enero de Vanity Fair con Marta Ortega, heredera de Inditex, a la que la revista le dedica un reportaje (Condé Nast).
Portada del número de enero de Vanity Fair con Marta Ortega, heredera de Inditex, a la que la revista le dedica un reportaje (Condé Nast).

Dicen los amigos de MartaOrtega que “aparece en las revistas a su pesar”. Aun así, la hija menor de AmancioOrtega protagoniza a sus 30 años el número de enero de la edición española de VanityFair. En las páginas del reportaje se hace un repaso completo a su vida, desde los primeros años en el colegio coruñés Santa María del Mar hasta su boda con Sergio Álvarez o su experiencia como madre, reconstruyendo el personaje personaje a través del relato de sus allegados.

El trabajo de Marta Ortega en Inditex está más relacionado con la moda que con las finanzas de la compañía.

En las páginas de VanityFair descubrimos a una Marta Ortega asentadaenelnegocio familiar, aunque sin dejar de ser una más en las oficinas centrales de Inditex: “Es amable, pero muy seria con lo que hace. Su capacidaddeaprendizaje es increíble”, asegura una persona que perteneció a su equipo. En un afán de normalidad, Marta no hace uso de un vehículo con conductor y mantiene rutinassimilares a las del resto de trabajadores de las dependencias coruñesas de la compañía.

Su trabajo está más relacionado con la moda que con las finanzas de la compañía: coordina a diseñadores con compradores, coolhunters y comerciales de casi 50 países diferentes, aunque como ya se ha contado en otras ocasiones, comenzó doblando ropa y colocándola (‘perfilando’, en el lenguaje de la compañía) en una de las tiendas de ZaraenLondres. “La tienda es la experiencia real dentro de Inditex. Me consta que a Marta le encantó esa experiencia”, explican a la revistadeCondéNast desde el equipo que trabaja en la actualidad con la heredera.

Paul Auster, sushi y yates en Turquía

El perfil que retrata el reportaje sobre Marta podría pasar por ser el de otras muchas personas de su edad, al menos en cuanto a aficiones y gustos. “Le encantan la fotografía y la moda tanto a nivel personal como profesional. Sigue muy al detalle todas las tendencias y está siempre muy cerca del diseño del producto. Marta es muy buenaamiga”, asegura una de sus mejores amigas. Está al día con los grandes nombres de la literatura actual (Auster, Murakami) y sigue sin poder decir que no a una cena entre amigos en algún japonés de su ciudad.

Gracias a la hípica encontró la amistad de Athina Onassis y el amor de Sergio Álvarez.

Pero si hay algo por lo que es conocida Marta Ortega es por su afición por los caballos. En la hípica ha encontrado su gran pasión, pero también el amor: fue así como conoció a su actual marido, el jockey SergioÁlvarezMolina, o como acabó trabando amistad con la heredera de otra de las grandes fortunas europeas, AthinaOnassis.

Algunas de sus aficiones también demuestran que además de ser una chica normal, Marta es una heredera… mejor dicho, que es la heredera. En las páginas de Vanity Fair se detalla cómo cada año, al llegar el verano, invita a los amigos de siempre a navegar en el Valoria, un yate de 30 metros de eslora propiedad de su padre. El pasado año, por ejemplo, fondearon en aguas turcas.

Colegio con ‘forfait’ en Suiza

Señales de esa fortuna también se encuentran al repasar su formación. Primero estudió en el colegio coruñés Santa María del Mar, un centrocatólicoconcertado en el que Marta debía llevar uniforme y asistir a misa. De ella sus compañeros cuentan que “no era nada tímida, aunque tampoco era una líder”. Sin embargo, acabaría sus días escolares en un internado suizo, el AiglonCollege, donde sus padres pagaban una matrícula anual de entre 52.000 y 80.000 euros, precio que incluía el equipo de esquiar y forfait para toda la temporada.

En su vida –y en el reportaje– es constante la dualidad entre la goodlife de la heredera que estudiaba en un colegioconforfait en Suiza y el apego por la sencillez del entorno rural gallego, aquel que aún ve pasar la vida en pequeñas parroquias de concellos como el de Melide. Es en este municipio coruñes de buen queso, a medio camino entre Santiago de Compostela y Lugo, donde Marta regresa de cuando en cuando para poner los pies en la tierra: “Con los siete hermanos de su madre y sus abuelos pasa algunos domingos y muchos veranos en la aldea. Aún se reúnen allí, bien en casa de algún familiar o en un restaurante. Es una tradición que mantienen”, explica un amigo a la revista. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba