Gente

Parejas que acabaron como el rosario de la aurora

Aunque el final de una relación nunca suele ser agradable -sobre todo para una de las partes-, hay parejas que se complican todavía más y que sus separaciones y divorcios terminan siendo verdaderos quebraderos de cabeza que se alargan durante años. Éste es el caso de las parejas que detallamos a continuación.

Paulina Rubio y Nicolás Vallejo-Nágera

Estuvieron casados de 2007 a 2012 y fruto de su relación nació Andrea Nicolás. Desde el día en que se separaron, no han parado de pelear por temas económicos y por la custodia de su hijo. La cantante le acusó de ser mal padre y le puso un detective privado para demostrarlo. Tras muchos dimes y diretes, el empresario terminó aceptando pagar a la cantante la cantidad de 189.000 euros en tres años para poder obtener la custodia compartida. Una cifra bastante inferior al millón de dólares que en un principio quiso obtener la artista. Aunque oficialmente ya están divorciados desde algunos meses, todavía tienen varias demandas pendientes en el Juzgado de familia de Miami relacionadas con el niño. La última la interpuso Nicolás el pasado mes al quebrantar Paulina el cuerdo de visitas establecido. 

Belén Esteban y Jesulín de Ubrique

Fue la ruptura más mediática por antonomasia. Estuvieron dos años juntos y después de separarse, Belén comenzó una carrera imparable por diferentes platós de televisión donde se dedicó –y lo sigue haciendo- a hablar de su expareja, a contar que Jesús no le daba la pensión económica establecida y no veía a su hija Andrea. El erigirse como la víctima y ser una madre coraje la convirtió en “la princesa del pueblo”. Sin embargo y aun habiendo pasado tantos años siguen con sus peleas y sin apenas hablarse. Aunque su paso por Gran Hermano Vip le sirvió para reflexionar y pensar que tenía una conversación pendiente con el torero, finalmente no se produjo, al menos por el momento. Belén Esteban ha tenido poca suerte en el amor,ya que con Fran Álvarez se dio un gran batacazo. Su divorcio le ha costado más de un disgusto y vivió con el temor constante de que éste contara sus adicciones pero finalmente ella se apresuró a confesarlo antes. Además, Fran quiso denunciar a Belén, por no dejarle participar en Supervivientes y alegando que por ello, él estaba perdiendo dinero. 

Rosa Benito y Amador Mohedano

Después de 36 años de matrimonio, el hermano de Rocío Jurado y la colaboradora de Sálvame han acabado fatal.Después del paso de Rosa Benito por Supervivientes, su relación no volvió a ser la misma y las peleas comenzaron en aumento. Salieron a la luz diversas infidelidades de Amador y aunque se habló de montajes y reconciliación, no ha sido posible. A ello hay que sumarle los problemas económicos de él que terminaron arrastrando a toda la familia, incluida a su hija Rosario. Aunque firmaron el divorcio a finales de 2013, las deudas que arrastran siguen uniéndoles. Además, tienen que verse las caras por Mediaset, lugar donde trabajan.

Sofía Vergara y Nick Loeb

El caso de esta pareja puede resultar un tanto surrealista. No están enfrentados por el dinero, ni por los hijos -porque no los tuvieron- pero sí por los óvulos fecundados que congelaron en su día cuando estaban juntos. La pasada semana saltaba la noticia de que la expareja de Sofía le ha demandadoal enterarse de que ésta pensaba destruir los embriones que estaban congelados tras someterse a un tratamiento de fecundación ‘in vitro’. Desde luego, un asunto espinoso para ambos y de difícil solución.

Patricia Conde y Carlos Seguí

La presentadora y el empresario sólo estuvieron casados un año y medio pero fue inteso ya que tuvieron un hijo, Lucas. Desde que se separaron se encuentran inmersos en una agria y larga batalla judicial donde ha habido acusaciones de todo tipo. Patricia le llegó a acusar de maltrato psicológico y abandono puntual del niño. Aunque el juez lo desestimó aún siguen peleando por la custodia del menor, -Carlos quiere que sea compartida- y les queda por dirimir además las cuestiones relativas a su divorcio. Un asunto que va para largo con tanta demanda de por medio.

Natalia Verbeke y Jaime Renedo

La actriz y el chef llevaban poco tiempo pero ella confesó que había encontrado al hombre de su vida y por ello decidió pasar por la vicaría. Sin embargo, días antes de la fecha de su boda, Natalia decidió cancelarla. La decisión fue tan repentina que se comenzó a rumorear que algo grave había tenido que ocurrir. Se habló de infidelidades por parte del chef que no se llegaron a confirmar. Después, la aparición en televisión de Jaime abrió la caja de los truenos e hizo que la cosa fuera de mal en peor. Contó que habían finiquitado la relación dos meses antes y confesó que trató de vender la exclusiva de la boda a una revista por 250.000 euros, propuesta que no sentó nada bien a la actriz. Entre sus declaraciones, el chef también habló de los vicios que ambos tenían y de los que ella “le daba mil vueltas”. Unas palabras que no hicieron más que empeorar la situación.

Richard Gere y Carey Lowell

Estuvieron casados once años y aunque su separación acabó bien, el problema vino a la hora de hacer el reparto del patrimonio conyugal. Esto provocó el fin de su relación cordial ya que ella le reclama 100 millones de dólares, casi la mitad de la fortuna del actor, alegando que tras casarse con él, ella tuvo que abandonar prometedora carrera profesional y se dedicó a educar al hijo que tuvieron.  Por ello y según apuntan sus abogados “quiere llevarse lo que le corresponde y quiere la justa mitad de los bienes matrimoniales". La cantidad exigida ha iniciado una lucha campal entre ellos.

Rupert Murdoch y sus exmujeres

El magante millonario no ha logrado acabar bien con ninguna de sus exmujeres. En 1999 se separó de la que fuera su segunda esposa y secretaria Anna Torv. Después de estar casados 32 años y tener tres hijos, tuvo que pagarle 1.200 millones de euros, la mitad de su fortuna, convirtiéndose en uno de los divorcios más caros de la historia. Murdoch se enamoró de otra de sus empleadas, Wendi Deng, con quien rompió en 2013. Después del robo a mano armada de Anna, con Wendi optó por ser más precavido e hizo un acuerdo prenupcial blindando su patrimonio. Aun así,se habla de que la asiática podría quedarse con una pensión de hasta 1,7 millones de dólares y se ha quedado con un triplex de lujo en el pleno corazón de Nueva York y con otra casa en Beijing. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba