Estilo

Depilarse o no, he aquí la cuestión

Como en el mito del eterno retorno, las modas van y vienen. El hombre retro con todo su vello corporal y facial volvió la temporada pasada para regocijo y solaz de muchos y de muchas. Ahora nos llega el relevo a nosotras: vuelve la mujer natural como la vida misma, aunque no se por qué, nos da que en este caso el regocijo no va a ser de tantos.

Impresionadas nos dejaba hace unos días la última campaña de la firma American Apparel, meca del estilismo hipster, con su colección de ropa interior. Curiosos maniquíes se vieron en algunos escaparates de Manhattan con lencería fina y la eufemística expresión “por la reivindicación de una zona poblada”. En otras palabras, la depilación brasileña ya no es tendencia en la capital del mundo, el esquilme del Amazonas ha terminado y el Mato Grosso, por fin, ha triunfado.

Y el caso es que no es un hecho aislado ni una excentricidad de Dov Charney, dueño de American Apparel. Aparte de su particular cruzada por “volver a sexualizar a la mujer”, el tema de ‘depilación sí o no’ ha sido últimamente también objeto de discusión en los artículos de opinión del New York Times y celebrities como la risueña Cameron Díaz recomienda en su libro The Body Book que mantengamos nuestro cuerpo completamente vestido para ello y nos da una razón de peso: “Seamos honestas; como en cualquier otra parte del cuerpo, ninguno de nuestros labios es inmune a la gravedad...” ¡Santo Cielo, no queremos ni pensarlo!

Otra artista que se ha unido al movimiento de las ingles salvajes es la fotógrafa Petra Collins. Esta chica, provocadora donde las haya, fue víctima de la censura de Instagram en 2013 al retirarle una fotografía suya en bragas y con las ingles sin depilar. Resulta paradójico que esta foto sea una de las menos impactantes de su extensa colección de provocaciones. No tenía nada ni de pornográfico ni escatológico, cualquier catálogo de ropa de baño o la inefable moda del bikini bridge enseña mucho más. Pero parece que la sociedad todavía no está preparada para ver la alegría del vello femenino. Habrá que ir acostumbrándose...

Y no dejemos de lado a las axilas, otro de los recovecos del cuerpo humano que reivindican su naturalidad. Todavía no se nos ha ido de nuestras retinas la viva imagen del neorrealismo italiano encarnado en los sobacos de Sophia Loren, cuando nos sorprende la más risueña todavía Julia Roberts con su pelambrera axilar en plena alfombra roja. ¿Veremos a Olivia Palermo dando el sí quiero con su vestido de princesa y sus lindas axilas llenas de pelos? Puede que la sociedad tampoco esté preparada para este shock.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba