Estilo

Arte urbano 'au naturel': grafitis hechos con musgo

Desde que el hombre es hombre, ha invocado la suerte, el amor, la buena caza o el favor de los dioses mediante pinturas y otras representaciones murales en cuevas  y paredes, siendo parte de nuestro patrimonio cultural. El “te quiero Vanessa” es un clásico de las paredes de muchos rincones de todas las ciudades, aunque dista mucho de ser una obra de arte.

Fuera de discusiones sobre la calidad de los graffitis y la oportunidad de pintar las paredes, hoy propondremos a los grafiteros más inquietos una nueva técnica: El graffiti verde, realizado con pintura de musgo.

Los musgos, son una división del reino vegetal, con unas 15.000 – 20.000 especies en el mundo. Surgieron hace 475 millones de años y son la evolución de las algas verdes hacia las plantas vasculares. Precisamente su relativa sencillez les permite colonizar paredes, cortezas de árboles y rocas, resistiendo tanto el frío como al calor intenso.

Aunque a simple vista parecen estructuras muy monótonas y sencillas, un segundo vistazo nos ofrecerá un fascinante bosque en miniatura, con estructuras sorprendentes  por lo complejo y el tamaño que adquieren. Los musgos son un excelente bioindicador de la calidad ambiental.

Con la pintura de musgo crearemos pinturas vivas que respiran, producen oxígeno y son reciclables. Aquí te damos la receta para dejar de usar esprays de colores y le des un nuevo enfoque a tu arte:

1. Recolección. En muchas paredes umbrías, encontrarás musgo, así que por favor, no vayas al monte a recolectarlo, está prohibido. Fíjate, porque cualquier superficie a la sombra puede tener musgo: parques urbanos, grietas de hormigón, paredes de viviendas… Si no encuentras, también puedes comprarlo en vivero.

2. Limpieza. Lava con cuidado el musgo para eliminar toda la arena y sustrato posible.

3. Fabricación. Desmenuza el musgo en porciones pequeñas y añádele dos yogures, dos vasos de agua y una cucharada de azúcar. Para la mezcla puedes remover con una batidora de varillas para desmenuzar bien el musgo en toda la pintura. Si ves que la mezcla ha quedado demasiado líquida, añade un poco de sirope de maíz para que pegue bien a la pared.

4. Aplicar. La pintura de musgo está lista. Para aplicarla, utiliza una brocha o pincel.

5. Lugar. Escoge una pared sombría y refleja tu arte. Si puedes, evita el consabido Amo a Vanessa o por lo menos, utiliza una letra bonita.

6. Consejo. El musgo es de crecimiento lento y es conveniente que hasta que se afiance en la nueva pared, lo riegues con un espray o que apliques algo más de pintura de musgo para asegurar un buen resultado.

Para tener éxito en tu graffiti con pintura de musgo, procura buscar superficies porosas y una época favorable como la primavera y el otoño para el crecimiento de tu graffiti. Y ¡ojo! Busca una pared en la que esté permitido hacer graffitis. ¡No nos responsabilizamos de las multas!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba