Cultura

Taylor Swift abandona Spotify… y la plataforma de música se pone a temblar

Spotify es un éxito entre millones de usuarios que utilizan su servicio de streaming para consumir canciones y más canciones de modo gratuito o a cambio de una pequeña aportación mensual. Sin embargo, no todos en la industria están contentos con este modelo de negocio. Taylor Swift, una de las artistas más escuchadas en los últimos años y que acaba de publicar un álbum al que todos los medios especializados señalan como uno de los que más copias venderán en 2014, ha retirado de la plataforma de música online todo su catálogo. La reacción del servicio de streaming musical no se ha hecho esperar.

Taylor Swift ya no podrá ser escuchada en Spotify. La intérprete parece haber dado vida a su canción We Are Never Ever Getting Back Together  (“Nunca jamás volveremos a estar juntos”) y ha decidido hacer desaparecer todo su catálogo de Spotify. Su último trabajo, publicado la semana pasada, nunca llegó a ser alojado en los servidores de la plataforma de streaming, pero ahora también han desaparecido sus discos anteriores. Los 16 millones de usuarios de la plataforma de streaming musical que escucharon algún tema suyo durante el pasado mes tendrán que hacerse con sus canciones en otros lugares… y pagando.

Aunque haya sorprendido a muchos, la decisión de Swift -una artista que mantiene un amplio grado de control sobre los derechos de reproducción de sus trabajos- no se puede considerar algo inesperado. En ocasiones anteriores se ha expresado en contra de servicios como el de Spotify, abogando por un acceso más restringido y de pago a los contenidos musicales. En un artículo de opinión publicado la pasada primavera en el diario económico The Wall Street Journal, la intérprete aseguraba que “la música no debe ser gratuita y mi predicción es que los artistas y los sellos decidirán algún día cuál debe ser el precio de un álbum”.

Aunque Swift no ha hecho ninguna declaración oficial explicando su decisión, desde Spotify no han tardado en responder. En un comunicado hecho público en su sitio web, los responsables del servicio afirman esperar “que [Taylor Swift] cambie de opinión y nos acompañe en la construcción de una nueva economía musical que funcione para todos”. La última parte de la nota parece responder directamente a Swift sobre la valoración de los artistas: “Devolvemos cerca del 70% de nuestros ingresos a la comunidad musical”, explican.

Swift no es la primera ni la última autora en criticar el modelo de negocio de Spotify. Otros músicos, como Thom Yorke, vocalista de Radiohead, prefieren desarrollar sus proyectos al margen de las plataformas gratuitas de streaming. En otros casos, como el de Paul McCartney, el camino ha sido de ida y vuelta (aunque los álbumes de The Beatles siguen sin estar alojados en este servicio).

Mientras las partes implicadas tratan de resolver la situación, y para que nadie eche de menos a Taylor Swift en Spotify (a esta hora solo quedan alojados en el servicio algunos temas, como una canción perteneciente a la banda sonora de Los juegos del hambre), el servicio de streaming ha lanzado una playlist alternativa titulada What To Play While Taylor’s Away (Qué escuchar mientras Taylor no está).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba