Fondos

Los inversores europeos siguen comprando fondos bajo el ‘efecto retrovisor’

.

¿Es el mundo de la inversión tan racional como parece? A veces sí, a veces no. Lo cierto es que, al igual que ocurre en el resto de actividades humanas, invertir no deja de ser una decisión tomada por personas, que se dejan influir más de lo que parece por ciertas modas a corto plazo. Los partícipes compran los fondos en función de su rentabilidad pasada, no por las expectativas de futuro. El conocido 'efecto retrovisor'.

En la lista de los fondos más vendidos en Europa en 2013, según la clasificación ofrecida por la consultora Lipper, se puede comprobar cómo en algunos casos la inercia de los resultados positivos pasados obtenidos por algunas instituciones de inversión colectiva es más fuerte para convencer al inversor que el conocimiento del producto y su política de inversión.

Y no es que se trate de gestoras con poco recorrido. Más bien al contrario. La 'fama' que acompaña a ciertas firmas refuerza aún más su poder de seducción. Esto se puede comprobar con el fondo Templeton Global Total Return, que figura en primer lugar en la lista de Lipper dentro de la categoría de renta fija, con unas entradas netas de dinero por valor de 6.737 millones de euros.

Este fondo, que invierte tanto en deuda pública como en deuda privada, primó durante los últimos años las emisiones de bonos de compañías y gobiernos de mercados emergentes, lo que le permitió conseguir una revalorización de más del 18% en la clase cubierta en euros y un 17% en la clase sin protección de divisa. Ya en 2010 había logrado atraer la atención de los inversores con más de un 23% de rentabilidad, aunque el año siguiente se quedo con poco menos de un 3%. Pero el resultado de 2012 volvió a poner los ojos de los inversores en este fondo, en un momento en que los mercados emergentes seguía siendo considerados un activo de valor.

Pero los rumores de que la Reserva Federal norteamericana iba a disminuir su política expansiva ya había provocado un cambio en las preferencias de los analistas por otros activos menos volátiles que los mercados emergentes, y éstos empezaron a notar la retirada gradual de dinero. En consecuencia, el fondo de Templeton terminó el año con una pérdida del 0,7% en su clase sin cubrir y un exiguo 3% en su clase cubierta en euros, teniendo en cuenta que se trata de un fondo global y que los fondos de deuda pública española ganaron más de un 8% el año pasado. "Ahora son muchos los inversores que se preguntan qué hacer con este fondo", aseguran desde una firma de asesoramiento.

Pero no hay que perder de vista la filosofía de inversión del gestor. Michael Hasenstab, uno de los más reconocidos por el sector, ratifica actualmente su sesgo por los mercados emergentes, en los que considera que se deben diferenciar por países, y quizá un inversor a muy largo plazo pueda recoger los frutos de esta visión.

No siempre ocurre esto. Con el segundo fondo de renta fija con más captaciones netas de Europa (5.541 millones de euros) según Lipper, M&G Optimal Income, la consistencia de su gestión en muy bien valorada por los analistas, porque ha demostrado fortaleza tanto en períodos alcistas como bajistas. Richard Woolnough, su responsable, practica una gestión activa con distintos tipos de emisiones de renta fija y de duraciones. "El fondo puede registrar caídas, pero el gestor sabe corregir errores y recuperarse en períodos cortos de tiempo para volver a dar rentabilidad", señalan desde una empresa de asesoramiento financiero.

"El incremento de patrimonio sí ha venido justificado por un excelente comportamiento del fondo algo que no siempre es habitual. Nos gusta por su flexibilidad y baja direccionalidad en la gestión de la renta fija. Todo esto le permite mantenerse entre los mejores con sus comparables", señala Juan Hernando, responsable de análisis de fondos de Inversis Banco.

En los fondos de renta variable que más han captado en Europa durante el año pasado, según Lipper, también se puede realizar la misma valoración sobre el poder de atracción de los datos recientes de rentabilidad. En primer lugar figura otro fondo de la casa inglesa M&G, Global Dividend, con 3.695 millones de euros en entradas netas de dinero, y que ha logrado superar en resultados a sus competidores, cuando los mercados le han acompañado. Pero para algunos expertos en análisis de fondos el tipo de compañía en las que invierte, de alta rentabilidad por dividendo, pueden quedarse por detrás de otro tipo de activos con mayor crecimiento..

Polar Capital Japan Fund, con 2.358 millones de euros, y AllianceBernstein Sicav US Equity Portfolio, con 2.358 millones, han sido los siguientes en conseguir más dinero de los inversores en 2013 y quizá sean el ejemplo más claro de cómo unos datos de rentabilidad excelentes conseguidos en el pasado pueden influir en la toma de decisiones en el presente. Así, el fondo de bolsa japonesa obtuvo un 53% de revalorización, aunque en lo que va de año ha perdido ya un 12%. "La fuerza vendedora de sus distribuidores seguramente ha sido más determinante en sus cifras de captación de patrimonio que sus resultados, que han estado en torno a la media o por debajo", argumenta una asesora patrimonial.

"La recomendación es no dejarse llevar únicamente por la rentabilidad pasada. Se deben de analizar las estrategias y los activos de las carteras y cuestionarnos en qué condiciones ha logrado esa revalorización y si es repetible en el entorno de mercado esperado", señalan desde una firma de análisis.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba