Empresas

Rocket Internet, el gigante de startups alemán que está detrás de los nuevos prestamistas españoles

En los últimos meses florecen las empresas con capital germano cuyo objetivo es dar préstamos en España a través de modelos totalmente alejados de la banca. Destaca la berlinesa Rocket Internet, capitaneada por el "Mark Zuckerberg alemán".

El Mark Zuckerberg alemán, decía el diario de Dusseldorf 'Handelsblatt'
El Mark Zuckerberg alemán, decía el diario de Dusseldorf 'Handelsblatt'

"Las medidas de Mario Draghi no van a servir para estimular ni un poco la concesión de crédito bancario en España. Hay liquidez de sobra, pero el problema es que no existe demanda solvente. Y la banca no va a dar más préstamos porque el BCE se lo ordene sin tener en cuenta un estricto control del riesgo", dice una fuente bancaria bien informada. Más de lo mismo. El sector bancario español sigue traumatizado por el lustro que deja atrás, y su extrema prudencia a la hora de conceder créditos asfixia a las pymes. Así, el manguerazo de Draghi anunciado a principios de septiembre podría no servir para nada.

Pero España apetece, y mucho, a los inversores europeos. La prueba es que el gigante alemán Rocket Internet, una de las referencias mundiales para la financiación de startups (lleva haciéndolo desde 2007 y ha participado en casos de éxito como eBay o Groupon) ha decidido apostar fuerte por el país. Rocket Internet es una de las 'incubadoras' de startups más poderosas del mundo e incluso el diario 'Handelsblatt' habló de su líder Oliver Samwer como de "el Mark Zuckerberg alemán". La empresa berlinesa prepara una salida a bolsa que podría valorarla en no menos de 5.000 millones de dólares.

La banca tradicional sigue diciendo que no dará créditos porque no hay demanda solvente de los mismos, y ahí aparecen estos nuevos prestamistas

Con la vista puesta en España, la semana pasada se presentó en sociedad Zencap, una sociedad limitada unipersonal con apenas 3 meses de vida cuyo objetivo será prestar a pymes. Hace seis meses, comenzó a operar Lendico, también 'incubada' por Rocket Internet pero destinada a particulares. El modelo de ambas es muy similar: 'crowdlending', una variante del 'crowdfunding' pero donde inversores privados prestan su dinero a cambio de un interés, no de forma altruista como suele ser el otro modelo. Supuestamente dan mucho dinero a quien crea en ellas: Lendico asegura que está dando un 11% de rentabilidad media a sus inversores.

Pero no son las únicas de capital alemán que han decidido empezar una aventura española. Ahí tenemos el caso de Spotcap, también germana y que cumple con el perfil de las anteriores: creada por gente joven, en este caso sólo financiarán a empresas que vendan online. Es la más reciente de todas, con apenas 12 días operando en el mercado español.

Un algoritmo para la rentabilidad

"Nos dirigimos sólo a empresas que vendan en internet con un tipo de interés de entre el 1% y el 2% mensual. No queremos financiar a empresas a punto de quebrar sino ayudar a las pymes que tienen un negocio fuerte a crecer". En su caso están respaldados en "inversores multinacionales que han apostado por este modelo de negocio, y sobre todo que han apostado por España", asegura Pablo Pastega, responsable de Spotcap en España. Curiosamente, es un mensaje muy parecido al de Pablo Díez, responsable de Zencap: "El mercado español tiene el crédito comprimido a empresas, en los últimos años se ha reducido en cifras de dos dígitos. Esa oportunidad se ve desde fuera. Hay 3 millones de pymes y autónomos, no es un valor despreciable".

Estos grupos de capital alemán ven España como un mercado atractivo, con un buen número de pymes y autónomos necesitados de financiación

En el caso de Zencap, los préstamos que ha conseguido son por el momento modestos, propios de pequeñas empresas y no de grandes compañías: "60.000 euros para una compañía que necesitaba adquirir mercancía, 24.000 euros para otra que quería costear el lanzamiento de un nuevo producto y 25.000 euros para una tercera empresa que necesitaba financiar su expansión internacional". Como cosas buenas: les permite ignorar el Euribor. Como cosas no tan buenas: el interés mínimo al que conceden créditos es el 4,99%, pero suele rondar entre el 7% y el 9% anual.

El tipo de interés que se da en cada caso suele utilizarse mediante un algoritmo que tiene en cuenta el tipo de negocio que llevan a cabo las empresas solicitantes, el mercado en el que trabajan y cosas similares. "Tenemos suficiente dinero para apostar por todas las pymes que acudan a nosotros. Dinero no va a faltar, y nuestro criterio de solidez no es el mismo que el de un banco", avisa Pasteaga.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba