Compra Popular El gigante de los fondos Pimco estudia demandas tras perder 280 millones en Popular

La gestora norteamericana trabaja en una posible demanda por sus pérdidas en Banco Popular, que podría presentar en EEUU y dirigir contra el fondo de rescate europeo o Banco Santander. Ya hay decenas de procesos en marcha por las pérdidas en Popular.

Sede de Pimco en California (EEUU)
Sede de Pimco en California (EEUU) Coolcaesar (Wikimedia)

El rescate de Banco Popular y su venta a Banco Santander se van a enfrentar a enemigos de envergadura. Uno de ellos será Pimco, una de las mayores gestoras de fondos del mundo, que administra activos por valor de 1,5 billones de dólares a nivel mundial, un 25% más que el PIB español. Esta firma norteamericana estudia medidas legales después de haber perdido 280 millones de euros con el rescate de Popular.

Pimco ya ha comenzado a trabajar en ello y entre las posibilidades que baraja está presentar la demanda en Estados Unidos, donde Popular hizo un road show para captar inversores, según fuentes financieras consultadas por Vozpópuli. El equipo de la gestora en Londres no quiso hacer comentarios.

Ésta podría ser una de las mayores por el colapso de Banco Popular, que tuvo que ser rescatado de forma exprés por parte del Frob europeo (SRB, por sus siglas en inglés) y vendido a Banco Santander por un euro. El rescate fue el primero que cumple la nueva normativa europea de bail in (rescate interno), por lo que fueron sus accionistas y dueños de la deuda híbrida los que soportaron las pérdidas.

Pimco tenía 279 millones, según Financial Times, en emisiones de deuda híbrida de Popular (AT1), casi una cuarta parte de los 1.250 millones que la entidad hasta hace poco presidida por Emilio Saracho emitió en este tipo de bonos.

Pimco estudia poner la demanda en EEUU, ya que fue allí donde hizo el road show Popular para captar deuda híbrida

Esta deuda fue la segunda que respondió por el agujero del Popular. Primero lo perdieron todo los 300.000 accionistas. Posteriormente, el fondo de rescate europeo ordenó que los 1.300 millones en AT1 se convirtieran en acciones y se amortizaran. Y, tercero, se convirtieron en acciones 684 millones en deuda híbrida en manos de inversores particulares y se vendieron estas nuevas participaciones a Santander por un euro.

Pimco y otros inversores internacionales consultados por este medio ven posibles irregularidades en todo este proceso y consideran que Popular tenía valor cuando se rescató y se vendió por un euro a Santander. Argumentan para ello que Popular contaba con fondos propios por 10.500 millones, que, unidos a los bonos híbridos, hacen un total de 12.500 millones usados para sanear la entidad antes de venderla a Santander.

Parte de la presentación de Santander tras la compra del Popular.
Parte de la presentación de Santander tras la compra del Popular. Santander

Por su parte, desde Santander hablan de un déficit de provisiones y capital de 9.500 millones (en su presentación a analistas). "Faltan 3.500 millones de los que Santander no ha explicado el destino, y tiene todo el sentido que sea para litigios", señala un abogado consultado por este medio.

Otra de las posibilidades que están barajando los inversores pillados en Popular es recurrir el proceso de venta, como explicaban la semana pasada desde el bufete B. Cremades y Asociados. "La resolución de la Junta Única de Resolución [SRB] de aprobación de la venta del Banco Popular al Banco Santander por 1 euro es recurrible en el plazo de dos meses ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea", exponen.

¿Contra quién?

Tanto Pimco como el resto de inversores están barajando distintas opciones para demandar: desde Santander como heredero de los derechos y obligaciones de Popular; pasando por el Banco Central Europeo (BCE) por declarar la inviabilidad de la entidad; hasta el fondo de rescate por amortizar las acciones y deuda. Al fondo norteamericano no le tiembla el pulso, como refleja que ya llevó a los tribunales al Banco de Portugal por hacerle perder dinero con Novo Banco.

Esta crisis de la deuda híbrida no ha pasado desapercibida en el mercado, y la agencia de calificación DBRS bajó el ráting de la deuda de varias entidades españolas, como BBVA, CaixaBank y Banco Sabadell el pasado viernes.

El caso Popular apunta a generar miles de demandas de perjudicados, muchas de ellas de grandes inversores internacionales. Allianz también perdió una cantidad similar a Pimco, aunque al tener un puesto en el consejo no está claro que pueda reclamar. Accionistas como el presidente de Naturhouse y los multimillonarios chilenos Luksic también trabajan en medidas legales para recuperar su dinero.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba