Economía

Presión internacional sobre Rajoy para que apruebe la subida del IVA y nuevos planes de ajuste

Merkel exige a España que adopte más recortes si quiere que Alemania le abra los mercados. El Gobierno ya tiene preparado el paquete de medidas. La reuniones del Eurogrupo y del Ecofin esta semana, nuevas pruebas para medir la credibilidad del Gobierno. 

De nada ha servido el alivio de las elecciones en Grecia. Rajoy llega al G20 de México con la prima de riesgo superando los 550 puntos y el bono a 10 años por encima del 7 por ciento, unos niveles que auguran un nuevo rescate. El presidente intentará aliarse con el ‘bloque del crecimiento’ al objeto de presionar a Merkel para que abra la mano con las inyecciones del BCE… Sin embargo, va a encontrarse con una brusca respuesta: Mariano, ¿no crees que antes debes poner de tu parte y hacer mucho más? Desde el FMI a la Comisión Europea pasando por Berlín, las exigencias de que tome ya medidas para corregir unas cuentas que no cuadran se le acumulan a la puerta.

La canciller alemana insiste en que con la prima de riesgo disparada el Ejecutivo español no puede cruzarse de brazos y pedir auxilio. Tiene margen para adoptar más iniciativas y debe hacerlo antes del Consejo Europeo del 28 y 29 de junio si quiere que los germanos den nuevos pasos hacia la integración bancaria o fiscal. En Berlín no ha gustado en absoluto el baile de cifras de déficit, el grado de improvisación que se deduce de aplicar dos reformas financieras en menos de tres meses, el recién encontrado agujero en la banca, la indisciplina de las autonomías y el parón experimentado en las reformas.

Muy consciente de estas demandas, el Gobierno ya tiene preparado un plan B que, tal y como avanzó Voxpópuli, incluye un alza del IVA, del impuesto sobre las gasolinas y la introducción de peajes. Fuentes cercanas a Moncloa confirman que la aprobación de estos ajustes está preparada para julio, pero que el empuje procedente del exterior puede precipitar su anuncio incluso antes.

Desde hace semanas, los organismos internacionales subrayan la falta de detalle en los recortes, la caída en la recaudación y el encarecimiento de la financiación para recomendar encarecidamente al Ejecutivo español que implemente con urgencia nuevos recortes. En este contexto, no es de extrañar que el BCE cumpla ahora quince semanas sin intervenir en los mercados comprando deuda soberana.

Eurogrupo y Ecofin

Esta semana es crucial para el crédito del Gobierno español en los mercados, dada la reunión informal del Eurogrupo prevista para el jueves y la cita del Ecofin que se celebrará el próximo viernes, a la que España acude sin los Presupuestos estatales de 2012 aprobados y con un cumplimiento sólo parcial del plan nacional de reformas.

El propio Luis de Guindos ha afirmado en varias ocasiones que ya no pueden hacer más y que las soluciones dependen de fuera. Y Cristóbal Montoro defiende que no quiere subir más impuestos por sus efectos depresivos sobre la actividad.

Los titubeos que todavía persisten en el Gobierno sobre el adelanto o no de la subida del IVA han hecho que este año vaya a retrasarse el traslado del techo de gasto al Congreso de los Diputados, compromiso que posiblemente no se cumpla hasta julio, a pesar de que tendría que encajarse antes de finales de mes. Para elaborar este techo de gasto, el Gobierno tiene que contar con una previsión de ingresos, para lo cual necesita precisar si va a subir el IVA en este ejercicio o si va a esperar al que viene.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba