Nacional

Las primarias galas aprenden de los quebraderos de cabeza socialistas

Después de una campaña interna que algunos habían pronosticado desgarradora para el Partido Socialista Francés, pero que ha demostrado ser un gran éxito, los socialistas franceses están listos para elegir a un candidato que, quizás, será el próximo presidente. La segunda ronda se llevará a cabo el 16 de octubre entre François Hollande y Martine Aubry, pero la primera ronda nos enseña ya varios hechos que contarán en las próximas elecciones presidenciales.

Después de una campaña interna que algunos habían pronosticado desgarradora para el Partido Socialista Francés, pero que ha demostrado ser un gran éxito, los socialistas franceses están listos para elegir a un candidato que, quizás, será el próximo presidente. La segunda ronda se llevará a cabo el 16 de octubre entre François Hollande y Martine Aubry, pero la primera ronda nos enseña ya varios hechos que contarán en las próximas elecciones presidenciales.

La participación, gran ganadoraTodos los candidatos socialistas lo repetían ayer: con cerca de 2,5 millones de votantes, la primera ronda de las primarias socialistas (abiertas a todos los votantes dispuestos a firmar una carta de la izquierda y a pagar un euro por gastos de organización). El PSF atrajo a los votantes, incluso en algunos barrios más aislados de los suburbios de París. Los socialistas se esperaban al menos 1 millón: para el partido, esta participación demuestra que ha logrado volver a conectarse con los votantes. Jean-François Copé, portavoz de la UMP, el principal partido de derecha, recordó que 2,5 millones de votantes representan sólo 5% del electorado.

Martine contra François, un resultado ya conocido, pero sorprendenteLos encuestadores lo anunciaban desde el inicio de la campaña: François Hollande, el favorito, está obligado a enfrentarse a Martine Aubry en la segunda vuelta de las elecciones primarias. Sin embargo, el ex marido de Ségolène Royal se queda con un resultado tan poco alto (39%), frente a una Martine Aubry conocida como persistente (31%), que augura una segunda vuelta muy apretada. François Hollande, quien encabezó una campaña para reunir el más amplio electorado, no ha alcanzado su objetivo: Martine Aubry tiene aún todas las posibilidades de ganar.

El tercer hombre, Arnaud MontebourgHace dos meses, le predecían un pequeño 5%. Así que ayer, Arnaud Montebourg parecía saborear una victoria de finalista: 17% de los votos, ha logrado la proeza que nadie creía posible: hacer frente a los dos principales competidores, a pesar de un programa muy anclado a la izquierda. Defendiendo una Sexta República francesa y la sumisión de los bancos a la autoridad del Estado, Arnaud Montebourg, incluso si ha perdido, parece perfectamente capaz de mover sus fichas en 2012.

La gran perdedora, Ségolène RoyalLas encuestas le predijeron el tercero sitio cuando ella afirmó varias veces poder ganar las primarias. Con el 7% de los votos, es una decepción para el bando de Royal, que había obtenido 17 millones de votos en las elecciones presidenciales de 2007. Conocida como una mujer fuerte, tenaz, comprometida, ayer Ségolène Royal apareció en lágrimas.

¿La derecha de la izquierda tiene futuro?Con un 6% y un 1% de los votos, Manuel Valls y Jean-Michel Baylet tuvieron que reconocer que no hicieron buena campaña. Uno representa el movimiento liberal de PS, el otro el centro: en ambos casos, una puntuación baja.¿Hay que ver en esos datos el hecho de que los votantes socialistas son más de izquierda que sus candidatos? O, en el contexto de la crisis del euro, los partidarios de izquierda querían claramente mostrar que su prioridad era la reforma del sistema monetario y financiero? en ambos casos, las primarias nos enseñan que el PSF ganó anoche, a pesar de los debates y las tensiones que están por llegar.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba