Nacional

Las 'perlas dialécticas' del padre de Pablo Iglesias contra el PSOE de Zapatero y Bono

Francisco Javier Iglesias Peláez no se deshace precisamente en elogios hacia la figura del expresidente del Congreso, quien le asistió en la cárcel como abogado en el ocaso del franquismo. "Era un oscuro pasante del despacho de Tierno", recuerda sobre quien ha propiciado el encuentro entre su hijo y el exjefe del Gobierno.

Javier Iglesias Peláez y su hijo Pablo, secretario general de Podemos.
Javier Iglesias Peláez y su hijo Pablo, secretario general de Podemos. Podemos Zamora / EFE

El padre del líder de Podemos no se deshace precisamente en elogios hacia la figura de José Bono, pese que el expresidente del Congreso le asistió en la cárcel como abogado en el ocaso del franquismo. Detrás del encuentro privado (a espaldas de Pedro Sánchez) que hubo antes de NavidadPablo Iglesias e Iñigo Errejón, por un lado, y José Luis Rodríguez Zapatero y el propio Bono, por otro, ha sido esgrimida la relación que tiene el exministro con el progenitor del secretario general de Podemos, Francisco Javier Iglesias Peláez. También se ha dicho que Bono propició la entrevista tras escuchar ciertas críticas de Iglesias hijo a la figura de Zapatero. A tenor de cómo habla Francisco Javier Iglesias Peláez de los "neosocialistas" Zapatero y Bono y de los últimos gobiernos del PSOE, esa relación no se presume especialmente cercana.

Según narra en su blog (recopilación de intervenciones en la emisora Ser Zamora) el propio Francisco Javier Iglesias -fue militante del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP)-, "cuando se produjo la segunda de mis detenciones, allá por el lejano año 1973, me vinieron a ver a la cárcel por el locutorio de abogados nada menos que D. Enrique Tierno Galván, D. Gregorio Peces Barba y el que entonces era un oscuro pasante del despacho de Tierno", José Bono.

"Mientras los tiempos cambian, el Sr. Bono se deshace en mieles y halagos con los descendientes de aquellos reyes e infantes a los que tanto importaba España, España, España...", lamenta Javier Iglesias

Acto seguido, el padre del líder de Podemos revela que se escondía tras aquella visita: "No es que yo tuviera ninguna importancia, ni a los 19 años ni ahora. Pero, aparte de la solidaridad que el acto implicaba, sucedía que por aquel entonces el PSOE andaba muy dividido entre históricos, renovados y socialistas del interior, y resultaba que mi padre, viejo socialista de toda su vida, con una condena a muerte y cinco años de cárcel, resultaba especialmente atrayente por su condición confesada de católico practicante y de socialista de abolengo". El abuelo de Pablo Iglesias, Manuel Iglesias, falleció en 1986.

Este recuerdo es citado por Javier Iglesias para referirse a cómo en mayo de 2008 el PSOE de Zapatero y Bono votó en contra de iniciativas parlamentarias de IU y BNG que pretendían "avanzar en la laicidad del Estado". La iniciativa de IU, cuenta, proponía que en las ceremonias de acatamiento y promesa de cargos públicos se retirara la Biblia y el crucifijo cuando se jure o prometa cumplir y hacer cumplir la Constitución. En referencia a ello, el padre de Iglesias reproduce unas palabras de Gregorio Peces Barba, que decía que "la presencia del crucifijo en la presentación del Gobierno es un anacronismo. No haberlo retirado responde a la voluntad de no irritar más la piel de los señores obispos. Pero es incoherente, como los actos religiosos celebrados en medio de los actos públicos. Sin embargo, opina ya Javier Iglesias, "cuando ha tenido oportunidad, el Gobierno socialista se ha echado atrás, como hemos visto". "Es lo malo de los neosocialistas: que una cosa es lo que dicen y otra la que hacen", sentencia el exinspector de la Seguridad Social y profesor universitario.

"Probablemente estos idiotas perderán el poder, porque una mayoría cabreada de cerca de 20 millones de electores es una patada en el culo", dijo Iglesias padre sobre el Ejecutivo de Zapatero

En otra entrada de su blog, en víspera de la huelga general del 29 de septiembre de 2010, se refiere con sorna al tic monárquico de José Bono. Así, señala cómo tras escuchar los "ditirambos monárquicos del inefable Sr. Bono al celebrar el doscientos aniversario de las Cortes de Cádiz, había yo pensado dedicar este comentario semanal a rebatir algunos de sus más rimbonbantes tonterías". Sin embargo, Javier Iglesias terminó por hacer su comentario sobre la huelga general, a la que asistió en contra del tijeretazo social del Ejecutivo de Zapatero. No obstante, señaló que "mientras los tiempos cambian, el Sr. Bono se deshace en mieles y halagos con los descendientes de aquellos reyes e infantes a los que tanto importaba España, España, España..."

A lo largo de su bitácora, el progenitor de Pablo Iglesias se muestra muy crítico con la reforma laboral puesta en marcha por el Gobierno de Zapatero. Así, por ejemplo, allá por diciembre de 2010 se refiere al "último encuentro secreto, celebrado el 19 de diciembre, entre Zapatero y su ministro de Trabajo con los jefes de CC.OO. y UGT", donde "el presidente del Gobierno transmitió "su decisión inamovible de elevar la edad de jubilación a los 67 años y un modelo de negociación colectiva que coincide al cien por ciento con el propuesto por la patronal". Tras esta introducción, Javier Iglesias subraya que "cuando un presidente de gobierno que se dice socialista sostiene tan inconmoviblemente una postura como ésta, en efecto, uno ya duda si lo importante y lo significativo es el hierro o es Chillida, si el verdadero arte de la política es sólo el poder y donde coño resida ese poder, que es la materia y la verdad de la obra de arte". Podemos lleva en su programa económico la jubilación a los 65 años.

Además, en esa misma entrada, Iglesias padre se atreve con un vaticinio y algún grueso calificativo: "Probablemente estos idiotas perderán el poder, porque una mayoría cabreada de entre cerca de 20 millones de electores es una patada en el culo. Y probablemente, con la derecha en el poder, iremos todavía peor: porque lo democrático no es lo que opine un electorado cabreado y ausente. Democrático es lo que reparte poder entre la gente, entre usted y yo, entre todos. Y me temo que no es eso lo que vaya a pasar". Un discurso que hoy podría firmar su propio hijo en un mitin de Podemos.

"Desde luego, Gómez y Jiménez no son Indalecio Prieto, ni Margarita Nelken. Y da pena", ironizó el progenitor del líder de Podemos sobre las primarias del PSM en 2010

Más incisiva es la pieza que dedica a las primarias del PSM que disputaron en 2010 Tomás Gómez y Trinidad Jiménez. De aquel proceso que ganó el exalcalde de Parla, opinó que "hubiera sido preciso saber si alguno de los candidatos se situaba en el ala izquierda del PSOE, en el centro o en el sector más liberal y derechista. Se debiera haber conocido la postura ideológica de los contendientes respecto a los muchos problemas que afectan al difícil futuro de la mayoría de ciudadanos. Pero nada de esto se ha producido en el circo mediático montado alrededor del acontecimiento".

"La pugna -escribió- ha sido puramente personal entre dos ambiciones, cruzadas por los recelos, envidias, zancadillas y pequeños rencores entre los miembros de un aparato anquilosado por las jerarquías burocráticas de quienes hacen una profesión de la inquietud política de la ciudadanía. Democracia de imagen, ni siquiera imagen de democracia".

Para rematar el comentario, Iglesias padre zanja: "No es que yo pretenda que, a estas alturas, vuelvan a liarse a puñetazos, como hicieron Luís Araquistain y Julián Zugazagoitia el día de la elección de D. Manuel Azaña como presidente de la República, pero entonces ser socialista y defender una determinada política, quería decir algo. Desde luego, Gómez y Jiménez no son Indalecio Prieto, ni Margarita Nelken. Y da pena: a mí me da pena", sentenció.

Entre Podemos Zamora y las aulas

Javier Iglesias (Madrid, 1954) dedica ahora tiempo de su jubilación al partido de su hijo, pues es miembro del Consejo Ciudadano de Podemos Zamora. Desde 1979 ejerció como Inspector de Trabajo y Seguridad Social en las provincias de Soria, Guipúzcoa y Zamora, instalándose definitivamente en la capital de esta última en 1988. Desde 1989 -todavía da clases- ha sido profesor de Historia Contemporánea e Historia de Relaciones Laboral en la Escuela de Relaciones Laborales de Zamora, dependiente de la Universidad de Salamanca.

Ambos trabajos ha podido compaginarlos no sin pasar por los tribunales. La Inspección General de Servicios de la Administración Pública puso reparos en 1994 a que compatibilizara las actividades de "inspector jefe en la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Zamora" con la tarea de profesor asociado en la Escuela de Graduados Sociales de dicha ciudad. Javier Iglesias recurrió y la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional le dio la razón en mayo de 1996, en contra de la posición de la Abogacía del Estado.

Al igual que su hijo, también ha tenido un pasado vinculado a Izquierda Unida, partido por el que se ha presentado como candidato en varios elecciones generales y municipales. Por ejemplo, fue el número dos de la lista por Zamora al Congreso de los Diputados en los comicios a la Presidencia del Gobierno de 2008. No consiguió escaño, pero tal vez vuelva a intentarlo en la cita de este año, ya bajo las siglas de Podemos. La estampa sería la de padre e hijo compartiendo bancada en la Cortes Generales.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba