Nacional

La Syriza española se aleja y PSOE e IU se enzarzan en el acto para "desalojar" a la derecha del poder

Dirigentes de estos dos partidos, Equo, Podemos, Procès Constituent y Partido X no se ponen de acuerdo para consensuar una unidad estratégica ante el gobierno del PP. Los comunistas echan en cara a los socialistas que rechacen el banco de tierras y el banco público en el Ejecutivo andaluz. Beatriz Talegón: "Mi mano está tendida para recuperar un PSOE de izquierdas".

El politólogo Pablo Iglesias, líder de la plataforma Podemos, llamó a "conformar una unidad popular".
El politólogo Pablo Iglesias, líder de la plataforma Podemos, llamó a "conformar una unidad popular".

El acto que había sido concebido para sumar fuerzas con el propósito de "desalojar" a la derecha del poder evidenció que esa unidad estratégica está aún muy lejos. Los desencuentros fueron más sonados que las coincidencias en la conjura planteada en torno a una ponencia elaborada por José Luis de Zárraga, gurú demoscópico del expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero. "¿Se puede organizar una mayoría social que consiga dar un vuelco en el panorama político de nuestro país?", era la pregunta encima de la mesa.

En el coloquio estuvieron el responsable de Economía del PSOE en Asamblea de Madrid y posible candidato a la alcaldía de la capital, Antonio Miguel CarmonaEnrique Santiago, secretario de Convergencia Político-Social de IU; el líder de Equo, el ecologista Juan López de UraldePablo Iglesias, politólogo e impulsor de la plataforma Podemos; y Esther Vivas, portavoz de Procès Constituent de Catalunya. También participó Sergio Salgado, portavoz del Partido X, presentado la semana pasada por el informático italo-francés Hervé Falciani, quien extrajo la famosa lista del banco HSBC con más de 130.000 evasores fiscales. El Ateneo de Madrid, donde se desarrolló el acto, estuvo repleto de público y hubo personas que se quedaron fuera del patio de butacas. Este hecho y no permitir a los asistentes que pudieran formular alguna pregunta a los oradores fueron las notas negativas de la organización.

El debate no sólo reveló el largo camino por recorrer hacia una Syriza española que aguarda a los grupos más escorados a la izquierda, sino que dio muestras de un distanciamiento irrecuperable entre PSOE e IU. Algo que salió a colación de la alianza que mantienen en la Junta de Andalucía. En su intervención, Enrique Santiago declaró que el "pánico" del PSOE a poner en marcha políticas necesarias que reclama su formación, como el banco de tierras o el banco público, "dificulta avanzar hacia ese bloque unitario".

Ante esta acusación, Carmona se quejó de que desvirtuaba el debate, mientras apostó por "devolverle la política a la gente, la cosa pública, así como profundizar en la democracia participativa". Eso sí, dejó claro que es partidario de ello, pero a través de "organizaciones distintas".

Por su parte, el politólogo y presentador de La Tuerka, Pablo Iglesias, subrayó que no había que entrar a discutir sobre quién es más de izquierdas que otro, sino "conformar una unidad popular", al tiempo que defendió su iniciativa Podemos, con la que sondea apoyos para presentarse a las elecciones europeas.

En el acto, la trotskista Corriente Roja, antigua escisión de IU y ahora encuadrada en la Liga Internacional de los Trabajadores-Cuarta Internacional (LIT-CI), repartió una octavilla en la que pedía a la plataforma de Iglesias (colaborador de IU hasta hace muy poco) que rompa su ambigüedad sobre el papel del partido de Cayo Lara en la Junta de Andalucía.

El portavoz del Partido X advirtió de que "una mayoría de cambio no puede venir de grupos de izquierdas, porque éstos van a ser siempre minoritarios"

Según la nota, con su presencia en el Gobierno andaluz del PSOE se "corresponsabiliza de la ejecución de planes de austeridad dictados por Rajoy y aplicados por la Junta por imperativo legal". Añade que "no hay manera de luchar contra los recortes sin rechazar expresamente estas experiencias de coalición con el PSOE, artífice de la reforma del artículo 135 de la Constitución junto al PP y, como éste, uno de los pilares del régimen". Podemos ha surgido confiando en que IU asuma su principal reclamo: la celebración de primarias abiertas en su seno para la candidatura de los comicios europeos.

Posteriormente, Beatriz Talegón, integrante de la corriente socialista Foro Ético, tomó la palabra y reclamó "dar un golpe en la mesa y decir que los socialistas somos de izquierdas, mal que le pese a algunos". "No se trata de que os sentéis conmigo", indicó al resto de intervinientes, sino de "ir todos juntos". Además, al tiempo que pidió un pacto para cambiar la ley electoral, subrayó que "mi mano está tendida para recuperar un PSOE de izquierdas".

Llamada al respeto entre los agentes implicados

Desde Equo, Uralde destacó que "es fundamental que haya respeto entre las distintas formas de expresión ante las preocupaciones para alcanzar esa unidad estratégica". Además, abogó por fomentar la participación de los movimientos sociales en las instituciones, por ejemplo, mediante las ILP. Por contra, Esther Vivas defendió que "las cosas no se cambian desde las instituciones, sino en la calle". Asimismo, recalcó que "el resto es convertir la mayoría social, que es la que está sufriendo la crisis, en mayoría política".

El más crítico con la idea del debate fue el representante del Partido X. Salgado advirtió de que "una mayoría de cambio no puede venir de grupos de izquierdas, porque éstos van a ser siempre minoritarios. La unidad tiene que venir de los ciudadanos. Los problemas internos de IU no se deberían volcar sobre la sociedad", apostilló.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba