Nacional

Agricultura gastará un millón de euros en clases de idiomas para 1.000 funcionarios y altos cargos

El departamento que dirige Isabel García Tejerina acaba de iniciar la contratación de estos cursos para los tres próximos años. El procedimiento sigue la vía urgente para cerrar la adjudicación en la primera semana de febrero. Los cursos serán de inglés, francés, alemán y otras lenguas de la Unión Europea.

La ministra Isabel García Tejerina, reunida con asociaciones de agricultores.
La ministra Isabel García Tejerina, reunida con asociaciones de agricultores. EFE

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente tampoco escatima en que sus empleados públicosreciban clases de idiomas a cargo del contribuyente. Según ha podido constatar Vozpópuli, el departamento que dirige Isabel García Tejerina acaba de iniciar la contratación de cursos de inglés, francés, alemán y otras lenguas de la Unión Europea destinados a un millar de funcionarios y altos cargos durante los tres próximos años. El importe del contrato asciende a 1.050.000 euros, una cantidad que no está financiada por los fondos europeos y que sale íntegramente de los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Así consta en el pliego de prescripciones técnicas del contrato consultado por este diario, donde también se detalla el objetivo que persigue el Ejecutivo con este encargo. La pretensión del Ministerio de Agricultura es, según reza en el escrito, la de "ofrecer una solución global de formación en idiomas y orientada al desarrollo profesional y personal de los empleados públicos del departamento, proporcionándoles los conocimientos, habilidades y competencias que optimicen el desempeño de sus actividad profesional".

A partir de aquí, el ministerio de García Tejerina precisa que las clases de idiomas tendrá como fin la mejora de los niveles de conocimiento en "compresión y expresión oral, escrita, reglas y normas gramáticas y vocabulario". Un aprendizaje más bien básico, según la literalidad de estos propósitos. Asimismo, el pliego, como si presagiara cierto desinterés de los funcionarios, establece que "la impartición de las diferentes acciones que se programen al amparo de este contrato deberán tender a motivar a los alumnos y hacerles partícipes de su propio proceso de aprendizaje".

El importe del contrato no está financiado por los fondos europeos y sale íntegramente de los Presupuestos Generales del Estado (PGE)

El Ministerio de Agricultura, a diferencia de actuaciones similares en otros departamentos, sigue aquí un procedimiento de adjudicación por la vía de urgencia. El texto refundido de la Ley de contratos del Sector Públicos contempla este mecanismo para aquellos expedientes "cuya celebración responda a una necesidad inaplazable o cuya adjudicación sea preciso acelerar por razones de interés público". En este caso, el departamento de García Tejerina ha recurrido a dicho modelo de tramitación por la vía rápida para que las clases comiencen cuantos antes y sus funcionarios puedan disfrutar de tal prestación. En concreto, Agricultura quiere que cerrar el contrato en la primera semana de febrero o, como muy tarde, en los días posteriores.

Los beneficiarios de estos cursos, según los datos que aparecen en el pliego, rondan los 1.000 empleados públicos, entre funcionarios y altos cargos. El Ministerio exige a las empresas candidatas que dispongan de recursos suficientes para atender 100 grupos simultáneos a la semana, a razón de tres horas semanales por grupo. Se impartirán como máximo 7.000 horas lectivas anuales (21.000 en los tres ejercicios contratados) en clases de inglés, francés, alemán y otros idiomas de la Unión Europea.

Trato más personalizado para los altos cargos

El departamento de García Tejerina fija 50 grupos de continuidad (los dirigidos al funcionariado raso) con un número de entre 5 y 12 alumnos, y otros 50 reservados a técnicos (4-12 alumnos) y personal directivo (1-5 alumnos). Los integrantes de esta última categoría podrán recibir la formación "en el horario más adecuado a sus necesidades" dentro de las 8 y las 20 horas. El resto deberá adecuarse al turno de mañana (8-9,30) o de tarde (15-16,30).

No obstante, el millar de plazas previsto no es suficiente para cubrir todo el personal del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Esta institución cuenta, en base a los últimos datos actualizados a diciembre de 2014, con 9.929 empleados públicos, de los que 3.637 se encuentran en Madrid. En este destino, la distribución orgánica es de 29.946 funcionarios, 656 laborales, 15 eventuales y 20 altos cargos.

Las clases de idiomas se impartirán en dependencias ministeriales de la Comunidad de Madrid. Serán, por tanto, presenciales, a diferencia del método telemático que sigue los cursos de inglés contratados por el Ministerio de Hacienda y Administraciones el pasado abril. El departamento de Cristóbal Montoro destinó 600.000 euros a una academia para "perfeccionar el conocimiento de la lengua inglesa" de 6.000 funcionarios mediante el aprendizaje a través de una plataforma de formación online, complementada con clases telefónicas y aulas virtuales. La ratio máxima, en este caso, era de 75 alumnos por tutor.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba