Nacional

Imputan al juez Elpidio Silva por filtrar y "vender" los correos de Blesa

La juez del TSJM imputa al juez los delitos de infidelidad en la custodia de documentos y revelación de secretos en el asunto de la publicación de los correos del expresidente de Caja Madrid cuando la causa estaba declarada secreta.

El juez Elpidio José Silva a su llegada al Tribunal Superior de Justicia de Madrid
El juez Elpidio José Silva a su llegada al Tribunal Superior de Justicia de Madrid EFE

La magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) Susana Polo ha dado el primer paso para juzgar a Elpidio José Silva imputandole delitos de infidelidad en la custodia de documentos y revelación de secretos por filtrar y "vender" a la prensa los correos del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa. En el auto, la instructora de la denuncia que presentó la Fiscalía contra Silva por la presunta difusión de los correos electrónicos a la prensa entiende que hay indicios suficientes que hacen sospechar que Silva llevó a cabo "acciones encaminadas a hacer públicos los citados correos" cuando la causa por la que encarceló al exbanquero estaba declarada secreta.

Silva, que está pendiente de que el Supremo confirme su pena de inhabilitación a 17 años y medio por prevaricar en esa investigación, podría enfrentarse ahora a una petición de cárcel, pues el artículo 417 del Código Penal castiga con hasta cuatro años de prisión a la autoridad o funcionario que revele secretos de un particular. Para sustentar su decisión, Polo recoge los testimonios de dos excompañeras sentimentales de Silva, Susana García Romera y Alba Ledo, que conocían muchos de los documentos sin que ni siquiera hubieran sido difundidos aún por los medios, según recoge Efe.

"En numerosas ocasiones, el imputado le manifestó a la señora Romera que iba a filtrar los correos, llegando a comunicarle que los había vendido a Ignacio Escolar"

"En numerosas ocasiones, el imputado le manifestó a la señora Romera que iba a filtrar los correos, llegando a comunicarle que los había vendido a Ignacio Escolar, creador de eldiario.es, y entregado una copia a su amigo Juan Antonio Aliaga 'Toño', que le iba a ayudar" a ello, relata. La mujer sabía incluso algunos referentes a una "supuesta infidelidad" del expresidente de Caja Madrid, también que iba a comprar un "simulador de vuelo muy caro" y que en otro aparecía en "una foto con una escopeta en un balcón apuntando a la calle".

El 3 de noviembre de 2013, habló de los correos con su otra expareja, Alba Ledo, y le dijo que el exbanquero los usaba "para temas personales como amantes y que había tenido una pelea con el marido de una de ellas, que le amenazaba, y por ello le había tenido que cancelar la hipoteca", además de otros referidos al expresidente del Gobierno José María Aznar y el "tráfico de armas". Asimismo, le comentó que había dado los correos en un "pen drive" al letrado Juan Moreno Yagüe -hasta hace poco letrado del movimiento 15mPaRato en el "caso Bankia"- y que tenía una copia de todas las actuaciones que practicó contra Blesa en su domicilio.

Solo un mes antes, en octubre, el exjuez se reunió en su domicilio con el abogado de Ausbanc Luis Suárez, que había participado en la causa en la que investigaba a Blesa en nombre del sindicato Manos Limpias por la concesión de un crédito de 26,6 millones a Gerardo Díaz Ferrán. No obstante, los dos ya habían ido junto con el letrado Miguel Ángel Gallardo al cumpleaños del presidente de la asociación, Luis Pineda, en agosto a Marbella, donde se habló "reiteradamente del contenido de los correos", y los tres letrados "ayudaron" al imputado a estudiarlos.

La magistrada da un plazo de diez días al Ministerio Fiscal para que solicite la apertura de juicio oral formulando escrito de acusación, o el sobreseimiento de la causa, así como, excepcionalmente, la práctica de diligencias complementarias.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba