Proponen que se permita abrir 24 horas los 365 días del año

El PP se queda solo defendiendo la liberalización de los horarios comerciales

Los populares pretenden aprobar la ley que permita una libertad de horarios para los comercios con el pretexto de que fomentará el empleo, algo que niegan desde todos los sectores implicados. En Madrid, la comunidad con mayor libertad, se ha creado una plataforma para defender el actual marco de regulación. 

El sector del comercio ha sido el caballo de batalla legislativa la pasada semana. El Partido Popular presenta estos días en el Congreso su propuesta para liberalizar los horarios comerciales españoles, algo a lo que se oponen los principales partidos de la oposición, así como sindicatos mayoritarios, asociaciones de comerciantes y patronales. De un lado está la versión del Gobierno, que alega que la reforma estructural del sistema facilitará la creación de empleo. Del otro, los afectados, que alegan que sólo servirá para favorecer a las grandes superfícies, y que indirectamente, terminará provocando incluso más desempleo. 

Precisamente esta semana el Instituto de Empresa publicaba un estudio realizado por Fernando Fernández, director de la Cátedra del Sistema Financiero Internacional en el que concluía que la liberalización de horarios permitiría crear 20.000 empleos en tres años.

El estudio analiza los tres cambios estructurales que están condicionando el comportamiento de los consumidores en España, que son la evolución demográfica y social, la pujanza del comercio online y la relación consumo-ocio de los ciudadanos. Según los datos analizados, la ampliación de los horarios y los días de apertura comercial tendría un efecto positivo sobre el volumen de negocio del comercio al por menor de al menos un 2,8% al año siguiente de entrar en vigor (un incremento de la facturación de unos 2.200 millones de euros), creando unos 6.500 puestos de trabajo el primer año.

Además los autores del estudio citan una serie de factores estructurales que exigirían una mayor libertad de horarios, como los cambios en las preferencias de los consumidores que paulatinamente han ido asociando consumo con ocio y bienestar, la reducción del tamaño medio de los hogares españoles, el aumento en la tasa de actividad femenina, el auge de las familias monoparentales y/o hogares unipersonales y la creciente competencia del comercio electrónico. Habría que sumar también el turismo, los cerca de 60 millones de visitantes que España recibe cada año que se beneficiarían de tiendas abiertas más tiempo, algo que estimularía el consumo, la actividad y el empleo.

Un estudio del Instituto de Empresa concluye que permitiría crear 20.000 empleos en tres años

El propio Fernando Fernández apunta que la mayor libertad de apertura beneficia a la sociedad en su conjunto: “Al trabajador porque aumenta la cantidad de puestos de trabajo en el sector. Al consumidor porque favorece una presión a la baja de los precios y estimula la libertad de elección. Y al conjunto de los contribuyentes porque al impulsar el crecimiento económico y el empleo aumenta la base tributaria y permite un reparto más equitativo de la carga fiscal”. 

Contra el argumento de la creación de empleo

Sin embargo los principales afectados por la liberalización se apresuran a desmentir los supuestos beneficios de tal legislación. Desde la Confederación Española de Comercio piden al Gobierno que mantenga el marco regulatorio actual, ya que la medida que pretenden aplicar no es prioritaria, no tendrá repercusión directa sobre la ansiada recuperación económica y no ha sido demandada ni por el consumidor ni por el sector del comercio.

Todo lo contrario, ya que podría crear disfunciones en el modelo comercial dando lugares a graves desequilibrios que hicieran peligrar la competencia del sector. “No crea empleo sino que lo destruye y lo precariza, y dificulta el autoempleo y el emprendimiento, además de la conciliación de la vida personal y laboral de los comerciantes”, explican desde la patronal de comercio. 

Madrid, la más ‘liberal’

En la Comunidad de Madrid, que cuenta con la mayor libertad en lo que a apertura de domingos o festivos se refiere, el Gobierno autonómico tiene previsto aprobar el próximo día 7 de junio el Anteproyecto de Ley de Dinamización del Comercio Minorista, que permitirá la apertura las 24 horas de los 365 días del año. Casualidad o no, coincide con el día en que se decidirá dónde se ubica finalmente el proyecto de ‘Eurovegas’. 

Desde el Foro Empresarial de Comercio Urbano madrileño (FECUR) advierten de que sólo las grandes superficies aplicarán esta liberalización a corto plazo, seguidas a medio plazo de los establecimientos medianos situados en las zonas comerciales. Los comerciantes prevén importantes pérdidas, desempleo y desplazamiento del consumo hacia las grandes superficies. “Las previsiones ante la nueva ley sólo reflejan bajada del consumo, descensos de los márgenes de beneficio y más desempleo”, afirman.

Además, aprovechan para declarar que no entienden el interés de la Administración autonómica por sacar adelante una norma que tan poco les beneficia, y recuerda que en Europa sólo España y Gran Bretaña (ésta con horario muy limitado) permiten abrir comercios los domingos, y que en general las horas de apertura del resto de países son menores que aquí. 

En 2011 y tras una serie de medidas liberalizadoras el paro subió un 5,98% respecto al mismo período de 2010

Movilizaciones y actos de protesta

Precisamente para mostrar su descontento se ha creado una Plataforma Social por la defensa del comercio en Madrid, integrada por los sindicatos CCOO y UGT-CHTJ Madrid (Confederación de Hostelería, Turismo y Juego), Izquierda Unida, PSM-PSOE, Facua, Federación de Comerciantes de Transporte Público, Asociación de Autónomos y Comerciantes del Metro de Madrid, ANEAF y CECU

Los dos partidos mayoritarios explicaban en uno de sus actos de protesta que en la Asamblea de Madrid los populares habían rechazado todas las enmiendas propuestas tanto por PSOE como por IU. Tanto Paz Martín (socialista) como Antero Ruiz (IU) declaraban que pese a ganar el debate en la asamblea, los populares habían acabao imponienso su postura gracias a su mayoría absoluta. 

Desde la plataforma también consideran que el objetivo real del Anteproyecto es favorecer a las grandes empresas, y que un mayor servicio horario supone un incremento de costes fijos y laborales que acabará pagando el consumidor por el producto. Además apuntan a un modelo comercial de grandes superfícies en la periferia inaccesibles para personas sin coche, ancianos o de reducida movilidad, y una imposible conciliación familiar y laboral. 

Por otro lado, consiferan que el argumento de la creación de empleo se cae por su propio peso, ya que tras las medidas liberalizadoras que ya ha puesto en marcha el Gobierno madrileño se ha incrementado el paro un 5,98% en 2011 respecto al mismo período de 2010. 

Para defender su postura han programado actos de protesta y movilizaciones que les permitan hacerse oír. La próxima será el día 7 de junio, fecha escogida para la aprobación de la ley. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba