La instrucción de los ERE irregulares deja al presidente de la Junta sin cortafuegos

La juez Alaya acorrala a Griñán: Chaves le presiona para que señale un sucesor

Mercedes  Alaya se ha convertido en una obsesión para el PSOE andaluz  y, sobre todo, para José Antonio Griñán. La instrucción judicial por el caso de los ERE irregulares va camino de comprometerle hasta la médula, hasta el punto de que su antecesor en la Junta, Manuel Chaves, le presiona para que prepare con tiempo la sucesión tanto en el Gobierno regional, que se constituirá la semana que viene con IU, como en el partido.

La juez Mercedes Alaya, instructora del caso de los ERE irregulares.
La juez Mercedes Alaya, instructora del caso de los ERE irregulares. EFE

Griñán se convertirá de nuevo la semana que viene en presidente de la Junta andaluza con el apoyo de IU, pero no ha conseguido que funcione el dique de contención con el que todos estos meses ha pretendido distanciarse del caso de los ERE irregulares. La instrucción judicial ha provocado el ingreso en prisión de tres ex altos cargos de la Junta, entre ellos del ex consejero de Empleo Antonio Fernández, acusado de prevaricación, malversación de caudales públicos, cohecho y falsedad en documento mercantil, entre otros delitos.

El PSOE andaluz se queja de que la juez quiere convertir el caso en una “causa general” contra los que fueron ex altos cargos de la Junta y sospecha que no parará la instrucción hasta que no salgan pruebas que impliquen a Griñán en esta trama de presunta corrupción. Griñán ocupó la consejería de Economía cuando las ayudas millonarias de la Junta se daban sin control alguno a empresarios vinculados al PSOE, pero siempre ha negado estar al tanto de estas irregularidades. En realidad, se investiga el destino de casi 1.000 millones de euros que se esfumaron en la etapa de Antonio Fernández como responsable de Empleo. La juez Alaya ha puesto la lupa ahora en el departamento de Hacienda y en los servicios jurídicos para comprobar si realmente informaron al presidente del gobierno regional y a su consejero de Economía de lo que estaba pasando.

La vieja guardia socialista le ha recomendado a Griñán que plante cara a la juez Alaya

Un sector del partido en Andalucía culpa a Griñán de haber facilitado demasiada información a la juez Mercedes Alaya. Esta es la opinión también de Manuel Chaves, partidario de que Griñán realice ya alguna señal sobre quien será su sucesor al frente del partido en Andalucía y también al frente del Gobierno, por lo que pudiera ocurrir en los próximos meses con la investigación que dirige Alaya.

La vieja guardia socialista ha recomendado también a Griñán que plante cara a la juez para desprestigiar la instrucción que ha hecho del caso y cuestionar la redacción de un auto que se califica de disparatado, el mismo que hace unos días condujo a prisión de madrugada al ex responsable del Empleo.

Rubalcaba ha llegado a un pacto de no agresión con el presidente andaluz

Alfredo Pérez Rubalcaba opina en este caso lo mismo que Manuel Chaves, pero no está en condiciones de presionar a Griñán porque, gracias a sus resultados en Andalucía, el PSOE puede respirar y el propio Rubalcaba sacar cabeza como secretario general. De hecho, ambos han establecido una especie de pacto de no agresión porque se necesitan. El secretario general necesita tiempo para ordenar su partido y sacarle de la depresión, mientras que Griñán se propone convertir Andalucía en la barricada socialista contra las reformas que encara el Gobierno de Mariano Rajoy.

Según fuentes socialistas, Griñán va a encontrar dificultades objetivas para desprestigiar la instrucción judicial de Mercedes Alaya porque la propia Junta se ha personado en el caso como acusación particular en un intento de aparentar transparencia. En realidad, lo que buscó con ello es tener acceso a todos los detalles de la investigación.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba