El líder socialista admite que los resultados de las europeas "son muy preocupantes" para su partido

Rubalcaba se rinde y convoca un congreso extraordinario para elegir en julio una nueva dirección

Alfredo Pérez Rubalcaba ha conducido al PSOE a los peores resultados de su historia y su respuesta ha sido convocar un congreso extraordinario que facilite el relevo a la actual dirección. Será los días 19 y 20 de julio y después se decidirá el calendario para elegir el futuro cartel electoral, en el que Rubalcaba da ya por hecho que no estará.

Alfredo Pérez Rubalcaba
Alfredo Pérez Rubalcaba efe

Ni volverá a presentarse a la secretaría general del PSOE ni tampoco concurrirá a las primarias que, en principio, estaban previstas para noviembre. Rubalcaba ha reconocido que tira la toalla después de unos resultados “malos, sin paliativos”, que han conducido a su partido al suelo electoral más bajo de su historia. Esta mañana, el secretario general del PSOE ha escuchado a la mayoría de los miembros de su ejecutiva y ninguno de ellos le ha llevado a la conclusión de que mire para otro lado. “Hay que asumir responsabilidades por los malos resultados y el primero en hacerlo soy yo”, ha explicado a primera hora de esta tarde ante los periodistas. En un lance de pretendida humildad, incluso ha contado que ya había pensado desde hacía tiempo que no pelearía por el cartel electoral.

Rubalcaba seguirá dos meses en la secretaria general para controlar los preparativos del congreso extraordinario

Rubalcaba tenía varias posibilidades para encajar la severa derrota de su partido en las europeas: dimitir inmediatamente y nombrar una gestora que organice el congreso extraordinario, evitar su convocatoria y anunciar sencillamente que no se presenta a las primarias, adelantar éstas o, como ha hecho, mantenerse en la secretaria general para intentar evitar en menos de dos meses un relevo caótico de la actual dirección, intentando controlar hasta el final los hilos que moverán el cónclave convocado para los días 19 y 20 de julio.

Los resultados del PSOE han sido interpretados internamente como una catástrofe, pues el partido ha perdido casi 3,4 millones de votos desde las legislativas de 2011, a pesar de haber salvado la cara en Andalucía, Asturias y Extremadura. “Es evidente que no hemos recuperado la confianza de los ciudadanos y hay gente que se acuerda de que esto empezó cuando estábamos en el Gobierno”, confiesa el líder socialista, en forma de recordatorio a la herencia dejada por Zapatero. “Hay que cambiar las formas y el calendario que teníamos previsto se verá alterado porque la dirección del partido y yo mismo asumimos la responsabilidad ya que debe ser un nuevo equipo el que asuma tras un congreso extraordinario la convocatoria de las primarias”. Muy pocos dudan en el PSOE de que éstas se retrasarán más allá de noviembre.

Confesión ante la ejecutiva federal

En el análisis interno que ha hecho ante su ejecutiva, Rubalcaba ha asegurado que el electorado español ha girado a la izquierda como reacción ante “la triple crisis económica, territorial y política que ha afectado a los dos grandes partidos”. A su juicio, el PP debe leer también a fondo los resultados del domingo y no refugiarse en los espejismos.

Rubalcaba hizo durante la noche de ayer y primeras horas de la mañana de hoy una ronda de contactos con los ‘barones’ territoriales y éstos le han dado una información previa sobre las actitudes con la que cada uno de ellos encara el ciclo electoral pendiente y las respuestas inmediatas que deben darse desde la dirección del partido.

La andaluza Susana Díaz, la única superviviente de las europeas junto al asturiano Javier Fernández y el extremeño Guillermo Fernández Vara, ha sido determinante a la hora de convencer al secretario general del PSOE de que lo mejor, frente a la debacle vivida por su partido este domingo, era ir a un congreso extraordinario. Dicho y hecho.

Susana Díaz no profesa ningún entusiasmo por los candidatos que aspiran a sustituir a Rubalcaba

De cualquier modo, no es ningún secreto para la actual dirección socialista que la presidenta andaluza no profesa entusiasmo alguno por ninguno de los candidatos que aspiran a suceder a Rubalcaba. A Eduardo Madina le ve poco preparado, a Patxi López incapaz de ganar unas elecciones a nivel nacional y a Carmen Chacón, con enormes dificultades para liderar un proyecto nacional que aglutine a las distintas federaciones, empezando por la suya, la catalana. En las últimas semanas, el joven diputado Pedro Sánchez, apadrinado por el exministro José Blanco, se ha dejado ver mucho por Andalucía y ha intentado ganarse las simpatías no solo de Susana Díaz, sino también del sector que más ha batallado en esta comunidad para sacar de escena cualquier vestigio que recuerde a Manuel Chaves. Todos estos movimientos irán aflorando en las próximas semanas, a medida que se acerque la hora fijada por Rubalcaba para su jubilación.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba